BUDISMO MAHAYANA

Cómo un príncipe protegido se convirtió en Buda: la vida de Buda

La vida de Siddhartha Gautama, la persona a la que llamamos Buda, está envuelta en leyendas y mitos. Aunque la mayoría de los historiadores creen que existió tal persona, sabemos muy poco sobre la persona histórica real. La biografía “estándar”, que se transmite en este artículo, parece haber evolucionado con el tiempo. Fue completado en gran parte por el “Buddhacarita”, un poema épico escrito por Aśvaghoṣa en el siglo II d.C.

Nacimiento y familia de Siddhartha Gautama

El futuro Buda, Siddhartha Gautama, nació en el siglo V o VI aC en Lumbini (en el actual Nepal). Siddhartha es un nombre sánscrito que significa “alguien que ha logrado una meta”, y Gautama es un apellido.

Su padre, el rey Suddhodana, era el líder de un gran clan llamado Shakya (o Sakya). No está claro en los primeros textos si era un rey hereditario o más bien un jefe tribal. También es posible que haya sido elegido para este estatus.

Suddhodana se casó con dos hermanas, Maya y Pajapati Gotami. Se dice que fueron princesas de otro clan, los Koliya, de lo que hoy es el norte de la India. Maya era la madre de Siddhartha, y él era su único hijo. Ella murió poco después de su nacimiento. Pajapati, quien más tarde se convirtió en la primera monja budista, crió a Siddhartha como si fuera suyo.

Según todos los informes, el príncipe Siddhartha y su familia pertenecían a la casta de guerreros y nobles Kshatriya. Entre los parientes más conocidos de Siddhartha estaba su primo Ananda, el hijo del hermano de su padre. Ananda se convertiría más tarde en discípulo y asistente personal de Buda. Sin embargo, habría sido considerablemente más joven que Siddhartha, y no se conocían de niños.

La profecía y un matrimonio joven

Se dice que cuando el príncipe Siddhartha tenía unos días, un hombre santo profetizó sobre el príncipe. Según algunos relatos, nueve hombres santos brahmanes hicieron la profecía. Se predijo que el niño sería un gran gobernante o un gran maestro espiritual. El rey Suddhodana prefirió el primer resultado y preparó a su hijo en consecuencia.

Crió al niño con gran lujo y lo protegió del conocimiento de la religión y del sufrimiento humano. A la edad de 16 años, se casó con su prima, Yasodhara, que también tenía 16 años. Sin duda, este fue un matrimonio arreglado por las familias, como era costumbre en ese momento.

Yasodhara era hija de un jefe Koliya y su madre era hermana del rey Suddhodana. También era hermana de Devadatta, quien se convirtió en discípulo de Buda y luego, según algunos relatos, en un peligroso rival.

Las cuatro vistas que pasan

El príncipe llegó a los 29 años con poca experiencia del mundo fuera de los muros de sus opulentos palacios. No se dio cuenta de las realidades de la enfermedad, la vejez y la muerte.

Un día, abrumado por la curiosidad, el príncipe Siddhartha le pidió a un auriga que lo llevara a dar una serie de paseos por el campo. En estos viajes, se sorprendió al ver a un anciano, luego a un hombre enfermo y luego a un cadáver. Las crudas realidades de la vejez, la enfermedad y la muerte se apoderaron y enfermaron al príncipe.

Finalmente, vio a un asceta errante. El auriga explicó que el asceta era alguien que había renunciado al mundo y buscaba la liberación del miedo a la muerte y al sufrimiento.

Estos encuentros que cambian la vida se conocerían en el budismo como las Cuatro vistas que pasan.

La renuncia de Siddhartha

Durante un tiempo, el príncipe volvió a la vida palaciega, pero no disfrutó de ello. Incluso la noticia de que su esposa Yasodhara había dado a luz a un hijo no le agradó. El niño se llamaba Rahula, que significa “grillete”.

Una noche, el príncipe vagaba solo por el palacio. Los lujos que una vez le agradaron ahora le parecían grotescos. Músicos y bailarinas se habían quedado dormidos y estaban desparramados, roncando y balbuceando. El príncipe Siddhartha reflexionó sobre la vejez, la enfermedad y la muerte que los alcanzaría a todos y convertiría sus cuerpos en polvo.

Entonces se dio cuenta de que ya no podía contentarse con vivir la vida de un príncipe. Esa misma noche salió del palacio, se afeitó la cabeza y se cambió la ropa real por una túnica de mendigo. Renunciando a todo el lujo que había conocido, comenzó su búsqueda de la iluminación.

Comienza la búsqueda

Siddhartha comenzó buscando maestros de renombre. Le enseñaron acerca de las muchas filosofías religiosas de su época, así como también cómo meditar. Después de haber aprendido todo lo que tenían para enseñar, sus dudas y preguntas permanecieron. Él y cinco discípulos se fueron para encontrar la iluminación por sí mismos.

Los seis compañeros intentaron encontrar la liberación del sufrimiento a través de la disciplina física: soportar el dolor, contener la respiración y ayunar casi hasta la inanición. Sin embargo, Siddhartha seguía insatisfecho.

Se le ocurrió que al renunciar al placer había captado lo contrario del placer, que era el dolor y la automortificación. Ahora Siddhartha consideró un Camino Medio entre esos dos extremos.

Recordó una experiencia de su infancia cuando su mente se había asentado en un estado de profunda paz. Vio que el camino de la liberación era a través de la disciplina de la mente, y se dio cuenta de que, en lugar de morir de hambre, necesitaba alimento para fortalecer su fuerza para el esfuerzo. Cuando aceptó un tazón de leche de arroz de una niña, sus compañeros asumieron que había renunciado a la búsqueda y lo abandonaron.

La iluminación de Buda

Siddhartha se sentó debajo de una higuera sagrada (Ficus religiosa), conocido desde entonces como el Árbol Bodhi (bodhi significa “despertado”). Fue allí donde se instaló en la meditación.

La lucha dentro de la mente de Siddhartha llegó a mitificarse como una gran batalla con Mara. El nombre del demonio significa “destrucción” y representa las pasiones que nos atrapan y engañan. Mara trajo vastos ejércitos de monstruos para atacar a Siddhartha, quien se quedó quieto e intacto. La hija más hermosa de Mara trató de seducir a Siddhartha, pero este esfuerzo también fracasó.

Finalmente, Mara afirmó que el asiento de la iluminación le pertenecía por derecho. Los logros espirituales de Mara fueron mayores que los de Siddhartha, dijo el demonio. Los monstruosos soldados de Mara gritaron juntos: “¡Soy su testigo!” Mara desafió a Siddhartha: “¿Quién hablará por ti?”

Entonces Siddhartha extendió su mano derecha para tocar la tierra, y la tierra misma rugió: “¡Te doy testimonio!” Mara desapareció. Cuando la estrella de la mañana se elevó en el cielo, Siddhartha Gautama alcanzó la iluminación y se convirtió en un buda, que se define como “una persona que ha alcanzado la iluminación total”.

El Buda como maestro

Al principio, el Buda se mostró reacio a enseñar porque lo que había descubierto no se podía comunicar con palabras. Solo a través de la disciplina y la claridad de la mente se desvanecerían los engaños y se podría experimentar la Gran Realidad. Los oyentes sin esa experiencia directa estarían atrapados en conceptualizaciones y seguramente malinterpretarían todo lo que dijera. Aun así, la compasión lo persuadió a hacer el intento de transmitir lo que había realizado.

Después de su iluminación, fue al Parque de los Ciervos en Isipatana, ubicado en lo que ahora es la provincia de Uttar Pradesh, India. Allí encontró a los cinco compañeros que lo habían abandonado y les predicó su primer sermón.

Este sermón se ha conservado como el Dhammacakkappavattana Sutta y se centra en las Cuatro Nobles Verdades. En lugar de enseñar doctrinas sobre la iluminación, el Buda optó por prescribir un camino de práctica a través del cual las personas pueden alcanzar la iluminación por sí mismas.

El Buda se dedicó a la enseñanza y atrajo a cientos de seguidores. Finalmente, se reconcilió con su padre, el rey Suddhodana. Su esposa, la devota Yasodhara, se convirtió en monja y discípula. Rahula, su hijo, se hizo monje novicio a la edad de siete años y pasó el resto de su vida con su padre.

Las últimas palabras de Buda

El Buda viajó incansablemente por todas las zonas del norte de la India y Nepal. Enseñó a un grupo diverso de seguidores, todos los cuales buscaban la verdad que tenía para ofrecer.

A la edad de 80 años, el Buda entró Parinirvana, dejando atrás su cuerpo físico. A su muerte, abandonó el ciclo interminable de muerte y renacimiento.

Antes de su último aliento, pronunció las últimas palabras a sus seguidores:

“He aquí, oh monjes, este es mi último consejo para vosotros. Todas las cosas complejas del mundo son cambiables. No son duraderas. Trabajad duro para obtener vuestra propia salvación”.

El cuerpo de Buda fue incinerado. Sus restos fueron colocados en estupas—estructuras abovedadas comunes en el budismo— en muchos lugares, incluidos China, Myanmar y Sri Lanka.

El Buda ha inspirado a millones

Unos 2500 años después, las enseñanzas de Buda siguen siendo importantes para muchas personas en todo el mundo. El budismo continúa atrayendo nuevos seguidores y es una de las religiones de más rápido crecimiento, aunque muchos no se refieren a ella como una religión sino como un camino espiritual o una filosofía. Se estima que entre 350 y 550 millones de personas practican el budismo en la actualidad.

Botón volver arriba

Bloqueo de anuncios detectado

Debe eliminar el BLOQUEADOR DE ANUNCIOS para continuar usando nuestro sitio web GRACIAS