Cómo la teología del cuerpo de Juan Pablo II desglosa y explica la “Humanae Vitae”

(Imagen: www.MereMarriage.com)

Andrew Cannon, Ph.D., es el autor de Mero matrimonio: diferencia sexual y doctrina católica. El libro ha sido descrito por el reverendo Dennis J. Billy, CSsR, presidente distinguido de teología Robert F. Leavitt en St. Mary’s Seminary and University (Baltimore), como una obra que “hace una contribución importante a la teología moral al demostrar que La comprensión de Juan Pablo II del acto conyugal es un desarrollo de la enseñanza de la Iglesia en Humanae Vitae.” También ha sido elogiado por Mary Ellen Bork y Christopher West, entre otros.

El Dr. Cannon habló recientemente con CWR sobre el libro, la teología del cuerpo de San Juan Pablo II, la teología del cuerpo de San Pablo VI. Humanae Vitaey la naturaleza del matrimonio.

CWR: Cuéntanos un poco sobre ti.

Andrés Cañón: Primero, gracias por pedirme que me siente para una entrevista. … Estoy felizmente casado desde hace 52 años. Tenemos cinco hijos adultos y diez nietos. La vida es buena. Mi educación ha sido en escuelas católicas, desde primaria hasta posgrado, pero no de la manera habitual. Fui a la universidad por la noche mientras trabajaba a tiempo completo, me especialicé en filosofía, me gradué en 1968 y me casé en 1969.

CWR: ¿Cómo te interesaste en este tema?

Andrés Cañón: Bueno, fui testigo de los tremendos trastornos que anticipaban Humanae Vitae y la disidencia que sigue Humanae VitaeLa promulgación que dividió a la Iglesia. La idea de anticoncepción nunca pasó por nuestras mentes. nunca pensé Humanae Vitae estaba mal. En ese momento, pensé que la disidencia sería de corta duración. Mi educación me ayudó a entender los argumentos que se hacían en ambos lados. Pero los argumentos me dejaron frío. Pensé que había más en la anticoncepción de las parejas casadas cristianas de lo que estaban hablando todos los argumentos acalorados.

CWR: Por favor explique.

Andrés Cañón: Bueno, por ejemplo, un lado argumentó que las circunstancias podrían hacer que las parejas casadas católicas usen métodos anticonceptivos. El otro lado argumentó que incluso los buenos fines no pueden justificar los malos medios. Es decir, se debatió en lenguaje abstracto un asunto sumamente personal, visceral, sobre un proceso o fórmula para determinar la moralidad de los actos conyugales anticonceptivos. Eso no llegó a la pregunta de qué hace que los actos conyugales anticonceptivos sean incorrectos. La respuesta a esa pregunta giraría sobre el sentido espiritual y místico último de los actos conyugales.

Ahora, avance rápido treinta años más o menos. Leí la “teología del cuerpo” de San Juan Pablo II, una charla por día, durante tres o cuatro meses. Una vez más, mi formación en filosofía me ayudó a comprender lo que leía. Finalmente, me di cuenta, la teología del cuerpo respondió la gran pregunta. En una enseñanza muy original, la teología del cuerpo hizo Humanae VitaeLa doctrina es contundente. Sin embargo, era una propuesta radical. Quería asegurarme de haberlo hecho bien. Para hacer eso, volví a la escuela y obtuve dos maestrías y un doctorado en teología.

CWR: San Juan Pablo pasó casi cinco años exponiendo su “teología del cuerpo”. ¿Puedes resumirlo en unos pocos párrafos? ¿Por qué crees que tomó ese enfoque?

Andrés Cañón: Tomaré la segunda pregunta primero. Después vida humana, Las instituciones católicas se fracturaron. Los católicos, religiosos y laicos, en las instituciones de la Iglesia fueron presionados para tomar partido. Se produjo un punto muerto y la división siguió creciendo hasta convertirse en lo que ahora llamamos la guerra cultural.

Esto puso a la Iglesia en medio de una lucha gigantesca para defender la dignidad de la persona humana. Juan Pablo aprendió de su amigo el cardenal Henri de Lubac que los ataques masivos a los fundamentos de la fe cristiana, como el cuerpo y el sexo, no se pueden superar con polémicas. Para hacer frente a un ataque masivo a la dignidad de la persona humana, hay que llegar a la raíz del problema. De Lubac instó a que se estudiara todo el asunto desde un nuevo punto de vista. Entonces podrá ver con claridad y el remedio será claro.

La raíz del problema, entonces, es la comprensión cristiana del matrimonio. Entonces, la pregunta a abordar era: ¿Cuál es el sentido espiritual y místico último del matrimonio y del acto conyugal? La investigación de John Paul llegó a conclusiones mediante el uso de métodos que alterarían la forma en que se había enseñado la teología durante siglos. Este es el tipo de desarrollo que exige una pedagogía pausada; un análisis profundo, fresco, tranquilo y pacífico. Por eso creo que Juan Pablo tardó cinco años en desarrollar la teología del cuerpo, y no fue sino hasta el final de las charlas que reveló que toda la catequesis era un comentario sobre la doctrina contenida en Humanae Vitae.

La teología del cuerpo apelaba a la autoridad de la Escritura, interpretada según un método adecuado al carácter personal del matrimonio y de los actos conyugales. Juan Pablo observó y comunicó la experiencia de los personajes en el drama de la creación en el Libro del Génesis.

Ahora, para responder a su primera pregunta, en lugar de un resumen, iré al grano. La teología del cuerpo enseña que el hombre, cuya dignidad proviene de haber sido creado a imagen de Dios, y es imagen de Dios por su intelecto y libre albedrío, es también imagen de Dios en virtud de la diferencia sexual, por siendo creados como personas masculinas y femeninas. Además, la comunión de personas formada por la unión en una sola carne de hombre y mujer, el acto conyugal y/o el matrimonio, es un sacramento primordial de la Santísima Trinidad. Por eso es sacramento de todos los misterios cristianos y fundamento de todos los sacramentos y de todas las gracias.

CWR: Conectas la teología del cuerpo con la Humanae Vitae del Papa Pablo VI. No los veo como opuestos entre sí, pero tampoco he visto a nadie intentar “armonizarlos”.

Andrés Cañón: La teología del cuerpo mismo los armoniza. Dice que todas esas reflexiones papales son un comentario extenso sobre la doctrina contenida en la encíclica de Pablo VI. Lo refuerza diciendo que Humanae Vitae y la teología del cuerpo se unen orgánica y homogéneamente. Estas declaraciones aclaran que ambas enseñanzas se refieren al acto conyugal y/o al matrimonio.

CWR: Algunos comentaristas han notado que San Agustín y Santo Tomás de Aquino no estaban a favor de usar un lenguaje “familiar” como imagen de la Santísima Trinidad. Como respondes a eso?

Andrés Cañón: Joseph Ratzinger (Papa Benedicto XVI) identificó un error en la teología trinitaria de Agustín que le impedía ver a la familia como una imagen de la Santísima Trinidad. También señaló que la teología trinitaria de Tomás de Aquino remedió el error de Agustín. Sin embargo, la antropología de Tomás de Aquino, su teología del hombre, tenía un defecto que le impedía ver a la familia como imagen de la Santísima Trinidad.

La analogía psicológica de Agustín con la Trinidad identificó la mente y sus operaciones de conocimiento y de amor para explicar cómo tres cosas distintas podían ser una sola. Ratzinger llamó a esto un error y una reducción de la Trinidad porque limita la Trinidad a una subparte de un individuo humano y no reconoce la personalidad completa de cada miembro de la Trinidad ni su relación existencial entre sí. Estas limitaciones perjudicaron cualquier consideración de una analogía familiar con la Trinidad.

Por el contrario, la robusta teología trinitaria de Tomás de Aquino incorporó tanto la dinámica personal como la existencial de la Trinidad, es decir, la generación eterna del Hijo del Padre no engendrado, y su recíproco don de sí mismo en el amor que inspira al Espíritu Santo. La teología trinitaria de Tomás se presta a una analogía familiar. Sin embargo, Tomás se olvidó de desarrollar las mismas dimensiones del hombre en su antropología teológica. Su antropología trunca consideraba al hombre como un animal racional sin desarrollar las dimensiones personales y existenciales del hombre que habrían hecho más fácil de ver la analogía familiar con la Trinidad. En cambio, se unió al rechazo de Agustín de la analogía y dijo que no veía la necesidad de hacerlo.

La Teología del Cuerpo de Juan Pablo evita ambas trampas.

CWR: ¿Dónde encaja el acto conyugal en sí mismo en el cuadro completo?

Andrés Cañón: El acto conyugal es lo que Humanae VitaeLa doctrina moral hablaba de las relaciones sexuales entre marido y mujer. Dado que la teología del cuerpo es un comentario a la doctrina de Humanae Vitae, ambas enseñanzas se refieren al acto conyugal. El matrimonio y el acto conyugal también pueden usarse como sinónimos: podemos pensar en actos singulares de unión en una sola carne o podemos pensar en la unión marital indisoluble en sí misma. Son inextricables.

CWR: Algunos han argumentado que la teología del cuerpo es una novedad y, precisamente por eso, debe ser descartada. ¿Se trata, a su juicio, de una novedad o de un auténtico desarrollo de la doctrina?

Andrés Cañón: El desarrollo doctrinal es un proceso histórico, así que el tiempo lo dirá. Estamos en una fase inicial en la que la mayoría de los fieles puede que no hayan oído hablar de la teología del cuerpo. Otros que son conscientes de ello no han estado todos de acuerdo en su importancia o en una interpretación uniforme de su significado. Sin embargo, basado en mi investigación, mi juicio privado es que la historia reconocerá cada vez más la sacramentalidad del acto conyugal tal como se desarrolla en la teología del cuerpo de Juan Pablo.

CWR: ¿Alguna otra observación?

Andrés Cañón: La doctrina se desarrolla en respuesta a las crisis, y la doctrina católica sobre el sexo ha estado en crisis desde Humanae Vitae (y en realidad, mucho antes de ese documento). La propuesta de Juan Pablo aborda el problema de manera directa, persuasiva y de una manera evangélicamente atractiva. El veredicto de la historia lo dirá. Mi opinión es que la teología del cuerpo es un auténtico desarrollo doctrinal en ciernes. Atención, no soy profesor, ni sacerdote ni obispo. Soy un hombre casado desde hace más de medio siglo que cree que es verdad lo que enseñó Juan Pablo II en la teología del cuerpo.