NOTICIAS

Christian recibe 70.000 € por discriminación

Hogar > Noticias > Christian recibe 70.000 € por discriminación

Christian recibe 70.000 € por discriminación

COMER 0003eba0-314

El Tribunal de Igualdad dictaminó que un cristiano evangélico fue discriminado por motivos religiosos cuando el Consejo del Condado de South Tipperary lo despidió.

El Tribunal de Igualdad concedió a John McAteer una indemnización de 70.000 euros.

Los empleadores lo discriminaron cuando despidieron al Sr. McAteer por no obedecer su orden de dejar de hablar sobre su fe a los trabajadores y miembros del público durante el horario de oficina.

El ingeniero civil, que trabajó principalmente con el Ayuntamiento de Clonmel, asumió el cargo en diciembre de 2007.

Dijo que los principios de su religión requieren que hable a la gente acerca de Jesús y comparta el evangelio con ellos.

Sintió que podía reconocer cuándo las personas no estaban interesadas y dejarían de hablar en lugar de violar su libre albedrío.

Sus empleadores le dijeron que habían recibido quejas del personal de que estaba predicando religión a sus compañeros de trabajo y miembros del público. Le advirtieron que esto no era aceptable de 9 a 5, incluso durante la hora del almuerzo.

Después de varias advertencias por escrito y audiencias disciplinarias, fue despedido el 30 de julio de 2010.

Habiendo escuchado a ambas partes y citando una serie de casos, la Oficial de Igualdad Marian Duffy concluyó que “el *derecho a manifestar las propias creencias religiosas en el trabajo está protegido”.

Pero agregó: “Estos derechos se equilibran con los derechos de un empleador para limitar estos derechos siempre que exista una justificación objetiva para hacerlo y cualquier limitación debe ser proporcionada”.

Por ejemplo, dijo que el despido del caso Ladel y McFarlane se justificó objetivamente debido a la negativa del miembro del personal a realizar ciertos aspectos del trabajo debido a creencias religiosas.

“(En el caso del señor McAteer) observo que el denunciante fue despedido por seguir hablando sobre su religión al público durante la jornada laboral, que incluía la hora del almuerzo”, afirmó.

“Se aceptó que el denunciante no habló con el personal sobre su religión después de recibir la advertencia inicial”.

Afirmó que al determinar si era “objetivamente justificable” mantener la prohibición de que el Sr. McAleer hablara sobre su religión, no había evidencia de que tuviera algún impacto en el desempeño de sus funciones para el Consejo o que lo que estaba haciendo fuera ofensivo, inapropiado o que constituya acoso.

Se destacaron una serie de otros puntos en el caso.

En su presentación, el Consejo afirmó que el Sr. McAteer era culpable de “falta grave de conducta” al negarse a obedecer una instrucción legal de no predicar al personal o al público debido a sus acciones que “desacreditarían” al Consejo de South Tipperary.

También afirmaron que continuar compartiendo sus creencias religiosas “socavaría” seriamente su papel como ingeniero ejecutivo.

El Oficial de Igualdad encontró que no se presentaron pruebas en relación con la forma en que el denunciante desacreditó al consejo o actuó de manera diferente a la profesional.

Señaló que las conversaciones de la demandante con miembros del público eran supervisadas constantemente por el consejo.

El personal del consejo que se acercaba a las personas y “hurgaba” en el contenido de la conversación con el fin de atrapar al denunciante era “totalmente inapropiado e innecesario”, afirmó.

En su decisión, la Oficial de Igualdad también señaló que no había prohibición para que otro personal de una religión diferente practicara su religión y que los de fe católica podían asistir a misa durante la jornada laboral.

También destacó que el Consejo había requerido que el denunciante asistiera a un asesoramiento porque hablar sobre su religión se consideraba una especie de adicción.

Afirmó que una persona de otra religión no se habría visto obligada a asistir a un asesoramiento por motivos relacionados con su religión.

Habiendo fallado a favor del Sr. McAteer, le otorgó una compensación de 70 000 €, ya que su salario había sido de 54 000 € y solo había encontrado trabajo a tiempo parcial desde su despido.

*Caso Eweida

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba

Bloqueo de anuncios detectado

Debe eliminar el BLOQUEADOR DE ANUNCIOS para continuar usando nuestro sitio web GRACIAS