Carta del II Encuentro Nacional de Hermanos Laicos

Nosotros, hermanos laicos de las 4 obediencias de la familia franciscana (OFM, OFM Cap, OFM Conv y TOR), nos reunimos, 70 hermanos, del 7 al 10 de septiembre de 2017, en el ayuntamiento de Vila Velha – ES. Nuestro II Encuentro Nacional de Hermanos Laicos Franciscanos tuvo como objetivo fomentar la convivencia fraterna entre hermanos en Brasil y pensar sobre la Vida Religiosa Consagrada en desarrollo de transformación – perspectivas para el hermano laico franciscano.

Volviendo a las reflexiones y proposiciones del Encuentro Nacional 2015, sentimos la necesidad de proseguir comprendiéndonos mucho más como hermanos en una familia mucho más grande, que está más allá de nuestra obediencia. Una familia donde los hermanos con distintas nombres se reencuentran y se asisten, trazan planes comunes, distribuyen trabajos y efectúan acciones conjuntas, siendo pioneros en el desarrollo de acercar las cuatro obediencias a nivel de Órdenes, comprendiendo que ser hermano y menor tiene un concepto profundo para la Vida Consagrada y para la Iglesia, así como una fuerza profética en el planeta de el día de hoy.

En este contexto, y online con la Carta Final del Capítulo de las Esteras de la CFFB, y frente al desmoronamiento del tejido político e institucional de este país, guiado por mentiras construidas y difundidas por los medios, deseamos, como hermanos y inferiores de nuestro tiempo, para proclamar al lado de todos y cada uno de los pobres y movimientos sociales: “no menos adecuados”. El agua es una criatura de Dios y debe formar parte a todos los hijos y también hijas de Dios, el dinero no ha de ser entregado al dios. La vida es sagrada y, en las causas indígenas, fué conminada, violentada, masacrada.El clericalismo, nos motivó a retomar nuestra mística de fraile menor, ahondando, en particular, en 4 verbos: REFONTIZAR, REGENERAR, RELANZAR y RECALIFICAR. Como producto de nuestros sacrificios durante estos días de reunión, INSTAMOS:

ACENTUAR en la animación vocacional y en la formación inicial, la dimensión fundamental y profética del hermano como identidad fundante del carisma franciscano, mediante la producción de materiales comunes para todas y cada una de las obediencias;

IMPORTAR no reproducir modelos jerárquicos piramidales y beneficiar la participación de los hermanos laicos en los espacios de decisión. Promover asimismo las reuniones de hermanos;

VALORAR el apostolado que va más allá de los espacios tradicionales, creando nuevas perspectivas, ampliando horizontes a fin de que seamos propagadores de la paz, promotores de la integridad de la creación, promoviendo la itinerancia y siendo solidarios con las causas de los inferiores y excluidos;

TENER un equipo ejecutivo, con hermanos de las cuatro obediencias, con las próximas funciones: enviar propuestas de obediencias y elaborar el próximo encuentro nacional; crear y alimentar comunidades y reenviar la producción de materiales.

Al finalizar esta carta, reafirmamos que suponemos en este encuentro interobediencial como un espacio único de asistencia recíproca, unidad y importancia de los hermanos inferiores laicos franciscanos.

Vila Vieja (ES), 10 de septiembre de 2017.