Cardenal Turkson llama a acabar con el estigma social de los enfermos

Vaticano, 01 de febrero. 21/02:43 pm (ACI).- El cardenal Peter Turkson, prefecto del Dicasterio para el Servicio del Desarrollo Humano Integral, dio a comprender un mensaje con ocasión del Día Mundial de la Lepra, festejado el 31 de enero, en el que resaltó que el propósito de la iniciativa es luchar contra la lepra, pero asimismo “terminar con el estigma social que acompaña a esta bien difícil enfermedad”.

Resaltó que “en las últimas décadas los servicios de salud han experimentado un gran avance en el régimen de la lepra o mal de Hansen. La terapia multifarmacológica ha demostrado una destacable efectividad en el régimen de esta patología, generando muchas esperanzas”.

Al mismo tiempo, subrayó que “la atención de la salud, aparte de tratar los males físicos de la persona, asimismo debe tener en cuenta las dimensiones social y psicológica”.

Además de esto, abogó por “fomentar la inclusión de todas y cada una las personas en la sociedad y garantizar su integración en la red social”.

“El enfermo de lepra no solo padece por la patología en sí, sino también por la forma negativa en que es recibido en la comunidad. La carencia de adherencia popular puede tener consecuencias intensamente negativas en la autovaloración y la visión de vida de un individuo, haciéndola aún mucho más vulnerable a la enfermedad mental”.

Como un ejemplo de la curación integral de los enfermos de lepra, el cardenal Turkson puso como ejemplo el episodio del Evangelio de san Lucas en el que Jesús cura a un leproso. El Señor “aplica el bálsamo de la dignidad humana alén de la medicina física. Se transforma en un acontecimiento que afecta a la persona en su totalidad y cuyas secuelas son de largo alcance”.

Este ejemplo, prosiguió el Cardenal, exhibe que “Dios desea sanar a todas y cada una la gente ya la persona en su integridad. La salud integral comprende asimismo la dimensión personal y popular; incluye tanto la naturaleza espiritual como la física de un individuo.

Publicado inicialmente en ACI Press. Traducido y amoldado por Nathália Queiroz.

Compruebe también: