NOTICIAS

Camerún: El conflicto olvidado

Cameruneses escuchan hablar a un miembro del personal de Caritas durante una reunión el 13 de abril en la aldea nigeriana de Mfamiyen. Caritas Internationalis informó que el conflicto en Camerún ha obligado a 160.000 personas a abandonar sus hogares hacia la selva ya otras 26.000 a cruzar a Nigeria. (Foto de CNS/cortesía de Caritas Internationalis)

Hay un conflicto furioso en Camerún que el mundo parece haber olvidado. La nación centroafricana, también conocida como “África en miniatura” debido a su diversidad, ha sido testigo de tensiones prolongadas, que han enfrentado a las partes del país de habla francesa e inglesa. el 1 de octubre, En 2017, activistas de las regiones de habla inglesa del noroeste y suroeste de Camerún hicieron una declaración simbólica de independencia y anunciaron la creación de la República Federal de Ambazonia.

El domingo 30 de septiembre, incluso los servicios de la Iglesia fueron cancelados después de que las autoridades impusieran un toque de queda de 48 horas en las regiones conflictivas. El gobernador del noroeste, Adolphe Lele Lafrique, emitió un comunicado para limitar los viajes y las reuniones públicas. “Las reuniones públicas y las reuniones de más de cuatro personas estarán estrictamente prohibidas”, decía parte de su orden. Un amigo australiano, Andre van Eymeren, que estaba en el país para reuniones, describió vívidamente la situación en su blog: “El gobierno de Camerún de habla francesa decidió prohibir todo movimiento de vehículos en las partes de Camerún de habla inglesa. Al huir de Limbe nos encontramos con numerosos controles de carretera donde los militares estaban algo amenazadores con las ametralladoras listas. En cada parada, nuestros hábiles negociadores nos hablaron hasta que llegamos a la frontera de la parte de habla francesa de Camerún”.

Antes de la independencia del país de Francia en 1961, las regiones del noroeste y suroeste de Camerún estaban bajo control británico, antes de su incorporación al Camerún francófono en 1961. En la década de 1990 surgió un movimiento secesionista que el gobierno prohibió rápidamente. Abogados, docentes y grupos de la sociedad civil organizaron manifestaciones en 2016, en protesta por lo que afirmaban era la marginación de las regiones de habla inglesa. Las fuerzas de seguridad respondieron con mano dura, disparando a los manifestantes y arrestando a los activistas, alimentando aún más los llamados secesionistas en la región y lo que gradualmente se convirtió en una rebelión violenta. Desde entonces, los toques de queda, los arrestos masivos y los bloqueos de carreteras se han convertido en el procedimiento operativo estándar de las fuerzas de seguridad, mientras luchan contra las Fuerzas de Defensa de Ambazonia, el equipo que lidera la resistencia armada. La crisis humanitaria continúa escalando a medida que los refugiados huyen a través de la frontera hacia Nigeria, abandonando sus hogares y granjas, que a menudo son incendiadas por las fuerzas de seguridad. También han surgido informes de excesos militares manifestados a través de ejecuciones sumarias y ejecuciones extrajudiciales, principalmente a través de videos compartidos en las redes sociales.

Mientras tanto, la Iglesia en Camerún está liderando los esfuerzos de mediación. El arzobispo emérito de Douala, el cardenal Christian Tumi, encabeza una iniciativa interreligiosa que reúne a la Iglesia católica, la Iglesia presbiteriana y las mezquitas centrales de Bamenda y Buea. La idea es organizar una Conferencia General de habla inglesa en la ciudad de Buea, en la región suroeste, los días 21 y 22 de noviembre de 2018. La conferencia ayudaría a reunir a diferentes movimientos de habla inglesa para forjar una posición común y, por lo tanto, sentar las bases para un diálogo nacional sustantivo para encontrar una solución a la crisis. Varios grupos anglófonos tienen diferentes posturas. Algunos favorecen la secesión, mientras que otros son defensores del federalismo y una forma de descentralización.

“Nosotros, como pastores, queremos hablar y proponer a los cameruneses anglófonos ya todos los cameruneses lo que creemos que se debe hacer para cesar la violencia que se está produciendo ahora en el país”, dijo el cardenal Tumi en una entrevista. Además, pidió al gobierno de Camerún que permita a los activistas anglófonos que se encuentran en el exilio regresar libremente al país para participar en las conversaciones. “Si legalmente es posible, liberen a los que están presos, para que participen, personalmente o por delegación, en esta reunión, porque la llamamos inclusiva”, suplicó el cardenal Tumi. Cuando se le preguntó qué sería diferente de las conferencias anteriores, respondió: “Esta iniciativa es tomada por líderes religiosos. Tenemos un enfoque pastoral. No tenemos brazos, pero hablamos de amor, de perdón… son las virtudes en las que estaremos insistiendo. Objetividad y verdad… esto no es lenguaje político. Así que esto es lo que marca la diferencia en nuestro enfoque”. Reiteró además que su intervención en la situación política del país nació de un deseo personal de ayudar a la nación a salir de la crisis. “Tengo un regalo que Dios me ha dado… Nunca tengo miedo de decir directa, clara y distintamente cuál es mi convicción, en lo que respecta al funcionamiento de los asuntos en Camerún”, y agregó que no tenía interés en convertirse en presidente de Camerún.

El presidente de la Conferencia Episcopal Nacional de Camerún, el arzobispo Samuel Kleda, emitió una carta en mayo de 2018, en la que los obispos cameruneses lanzaban un grito de angustia. “En el nombre de Dios Padre Todopoderoso, dirigimos este grito de angustia a todos los cameruneses: ¡Acabemos con todas las formas de violencia y dejemos de matarnos unos a otros! Todos somos hermanos y hermanas; volvamos sobre el camino del diálogo, la reconciliación, la justicia y la paz”.

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba

Bloqueo de anuncios detectado

Debe eliminar el BLOQUEADOR DE ANUNCIOS para continuar usando nuestro sitio web GRACIAS