“Cada día aprendo algo nuevo de los Padres de la Iglesia”

(Imagen: stpaulcenter.com)

Los Padres de la Iglesia tienen conocimientos y sabiduría que ofrecer sobre casi cualquier tema teológico. Durante los primeros siglos, después de la Resurrección, los más grandes teólogos de la época trabajaron incansablemente para defender la ortodoxia y enseñar la fe, discerniendo y aclarando creencias sobre los principios más centrales de la fe cristiana.

Algunas de las cuestiones más importantes que debían abordarse se centraban en el contenido y la interpretación de la Sagrada Escritura. ¿Cuáles de los muchos escritos fueron inspirados? ¿Como saber? ¿Qué papel juega la Escritura en la vida de la Iglesia? ¿En su adoración?

Mike Aquilina ha escrito un libro inmensamente útil titulado Cómo los Padres leían la Biblia: Escritura, Liturgia y la Iglesia Primitiva (Emmaus Road, 2022), que muestra cómo los Padres abordaron estas cuestiones y, en particular, cómo se encontraron e interpretaron las Sagradas Escrituras en el contexto de la liturgia. Aquilina es una autoridad popular sobre los Padres de la Iglesia, y sus numerosos libros, artículos, videos y podcasts han presentado a los Padres a innumerables personas en todo el mundo.

Aquilina habló recientemente con Informe mundial católico sobre su libro, los Padres, y la importancia de la Sagrada Escritura en la vida de la Iglesia.

Informe mundial católico: ¿Cómo surgió el libro?

Mike Aquilina: Hace unos años, el Centro St. Paul para la Teología Bíblica produjo una serie de videos llamada “La Biblia y los Padres de la Iglesia”. Fue inmensamente popular y muchas personas lo usaban para estudios grupales en sus parroquias o en sus hogares. Sin embargo, algunos respondieron para decir que les gustaría profundizar en su estudio. Querían un libro específicamente sobre la lectura de las Escrituras de los Padres. Cuando veo una necesidad, trato de satisfacerla.

CWR: Ha escrito algo así como 60 libros ahora, muchos de ellos que cubren a los Padres de la Iglesia de varias maneras. También estás produciendo un podcast para la Cultura Católica llamado “El Camino de los Padres”. En este punto, ¿alguna vez encuentra algo nuevo en la investigación y la escritura? ¿Todavía estás aprendiendo, en otras palabras?

Aquilina: Aprendo algo nuevo de los Padres de la Iglesia todos los días. En primer lugar, sus escritos son vastos. Si vivo hasta los ciento veinte años, no creo que pueda consumir todas las obras disponibles en inglés. Entonces, sí, todavía estoy trabajando en el material principal. Vale la pena releer gran parte de él, y me encuentro volviendo a ciertos textos repetidamente. No puedo contar cuántas veces he vuelto a las epístolas de Ignacio de Antioquía.

Y luego está el material secundario: los libros sobre los Padres escritos por los grandes eruditos de nuestro tiempo. Cuando leo a Robert Louis Wilken, por ejemplo, vuelvo a los Padres con lentes nuevos, por así decirlo, y todo parece mucho más claro. Las obras de los primeros cristianos son inagotables en su bondad y sabiduría.

También hay cierta simpatía, creo, que viene con la edad. Ahora estoy en una mejor posición para apreciar las quejas de San Jerónimo sobre los dolores y molestias de la decrepitud.

CWR: ¿Por qué debería importarnos lo que los Padres tienen que decir acerca de la Biblia? ¿No debería la Biblia hablar por sí misma, como insisten algunos cristianos?

Aquilina: Fueron los Padres quienes nos dieron el canon de las Escrituras, y fueron los Padres quienes enseñaron a la Iglesia cómo interpretar las Escrituras. El significado de la Página Sagrada no es evidente. Si lo fuera, Calvino no se habría desviado de Lutero, y los anabaptistas no se habrían separado de esos dos hombres; ni habríamos sido testigos de la proliferación de denominaciones desde la Reforma.

Hay decenas de miles de “iglesias” ahora, y difieren en asuntos que son centrales y esenciales para la fe cristiana: ¿Es Dios una Trinidad? ¿Es Jesús divino en la forma en que el Padre es divino? ¿El bautismo hace algo, o es solo un símbolo? En materia de interpretación bíblica, las iglesias antiguas —católica y ortodoxa— se hacen responsables ante el consenso de los Padres. No somos libres de inventar nuevas formas de lectura para satisfacer nuestros caprichos y deseos en evolución.

CWR: El canon de la Escritura no se estableció inmediatamente a la muerte del último apóstol. ¿Pueden los escritos de los Padres sobre la Escritura ayudarnos a comprender cómo se estableció el canon?

Aquilina: Ciertamente pueden. Podemos mirar los escritos de la primera generación, los hombres que fueron evangelizados por los mismos apóstoles, y podemos ver qué libros están citando, qué libros consideran que tienen autoridad. Luego, en el siglo II, encontramos listas propuestas por Melito de Sardis y otros. No coinciden exactamente con la lista final; les faltan algunos libros. En el siglo III, Orígenes analiza por qué hay debates sobre estos libros. Pero a mediados del siglo IV existe un acuerdo casi universal, y esto es confirmado por las decisiones de los consejos regionales en África, que son confirmadas por el Papa.

Si lees los Hechos de los Apóstoles, verás que la Iglesia precedió a los textos del Nuevo Testamento, y la Iglesia produjo estos textos. Es natural que la Iglesia los confirme y canonice. Aparte de la tradición católica, creo que es casi imposible llegar a un relato coherente del canon.

CWR: ¿Qué papel jugó la liturgia en el encuentro de los primeros cristianos con la Escritura?

Aquilina: La liturgia fue donde los primeros cristianos encontraron la Escritura. Era el hábitat natural y sobrenatural de la Biblia. Está claro de los libros del Nuevo Testamento que fueron escritos para ser proclamados en el contexto de la adoración. Las cartas de San Pablo y el Libro del Apocalipsis incluso brindan instrucciones y advertencias ocasionales para el lector.

Las Escrituras fueron compuestas en aras de la proclamación litúrgica. Este siempre ha sido el camino de la religión bíblica. Moisés leyó la Ley en voz alta al pueblo y luego selló el pacto con un sacrificio. En los tiempos de Josías y Nehemías, los libros se leían a la asamblea reunida. Los Salmos se cantaban en el Templo, y los profetas se proclamaban e interpretaban en las sinagogas.

Los Padres vivieron más de un milenio antes de la invención de las comunicaciones masivas. No había imprenta. No había medios electrónicos. Y el cristianismo era ilegal, por lo que no había oportunidades para gritar el Evangelio en el foro o el mercado.

La mayoría de las personas en el mundo antiguo no sabían leer, porque la lectura no era una habilidad particularmente útil para ellos. Así que no leyeron la palabra de Dios. Ellos lo escucharon. Ellos lo recibieron. La fe viene por el oír, como decía San Pablo a los romanos.

CWR: Cuando hablo de los Padres y la Biblia, mi mente se dirige inmediatamente a San Jerónimo, quien tiene la reputación de ser un erudito y traductor de las Escrituras sin igual. ¿Era realmente tan bueno como dicen?

Aquilina: Era un hombre brillante, y amaba las Sagradas Escrituras. Tradujo los libros de la Biblia al menos dos veces ya veces más. Primero adaptó las antiguas traducciones latinas. Luego hizo nuevas traducciones del griego. Luego aprendió hebreo para poder volver a lo que creía que eran las versiones originales del Antiguo Testamento.

Era muy bueno, aunque falible ya veces falto de la virtud de la paciencia. Era irascible, algo sensible y podía estar orgulloso. Pero amaba al Señor, a las Escrituras ya la plenitud de la fe católica, y puso toda su vida al servicio de ellas.

CWR: ¿Qué pasa con la afirmación común de que las Biblias estaban encadenadas en las catedrales medievales porque la Iglesia no quería que los fieles tuvieran acceso a ellas? ¿Cuál es la verdad allí?

Aquilina: Eso vino después. Las Biblias a veces estaban encadenadas en su lugar, pero solo para que no pudieran ser robadas y sacadas de contrabando. Recuerde, no había imprenta. Los libros de la Biblia eran preciosos y tenían un valor de reventa apreciable. Cuando las cadenas estaban allí, estaban allí para llevar los libros por la gente, no de ¡la gente!

CWR: ¿Qué esperas que los lectores se lleven del libro?

Aquilina: Un aprecio por la Palabra de Dios tal como la recibimos en la Misa. Ahí es donde nos llega con poder. El Espíritu Santo está activo en ese momento, no solo en la predicación del clero, sino también en la forma en que escuchamos. No depende de la habilidad del predicador o del lector. Dios está obrando poderosamente incluso cuando las habilidades son rudimentarias.

Podemos ver ese principio en acción en la vida de los Padres, en las conversiones de San Antonio de Egipto y San Agustín de Hipona. Pero está asumido en la predicación de todos los Padres.

Espero que, a través de mi libro, los Padres inspiren a los predicadores a ser mejores predicadores, pero también muevan a los laicos a ser mejores oyentes. Tenemos mucho que aprender de nuestros antepasados ​​en la fe.