Bioeticistas rechazan ley de eutanasia en España

MADRID, 19 de marzo. 21/04:00 pm (ACI).- La Asociación De españa de Bioética y Ética Médica (AEBI) manifestó “su total desacuerdo con la Ley de Eutanasia aprobada en España” por el Congreso de los Miembros del congreso de los diputados en una votación que tuvo lugar este jueves 30 de marzo. 18, y donde la Ley obtuvo el acompañamiento de la mayoría absoluta de la cámara.

La AEBI emitió un comunicado en reacción a la Ley de Eutanasia, que entrará en vigor 3 meses después de su publicación en el Boletín Oficial del Estado, en el que asegura que la Ley “es injusta y contraria al bien común de la sociedad española” .

Se habla, además de esto, de “una imposición ideológica recesiva, que vulnera los derechos de los ciudadanos, el ‘ethos’ de las profesiones sanitarias y deja desamparados a los mucho más enclenques”.

Además, la AEBI advierte que la ley está mal redactada, que “tiene una mala calidad técnico-jurídica que permitirá, con mucha facilidad, un uso fraudulento de la misma. Esto se ve agravado por una implementación rápida y también incontrolada”.

Ante esta situación, la AEBI reclama, por los medios democráticos libres en el ordenamiento jurídico español, “la pronta derogación de esta ley”.

Asimismo solicita “la no cooperación en su app por la parte de los profesionales sanitarios”. También exige “la interposición de un recurso de inconstitucionalidad” y, para finalizar, “la exigencia a los gobiernos de llevar a cabo cuidados paliativos para todos los ciudadanos al final de la vida según el acceso universal a la salud”.

La AEBI pide que los cuidados paliativos sean “una prestación del sistema sanitario público independientemente de la capacidad económica o de la situación personal o geográfica de cada español. Su implantación debe ser efectiva, sin dilación, en toda España”.

Al mismo tiempo, “este precaución ha de ser aplicado por expertos particularmente formados y evaluados en función de sus competencias”.

Los pertenecientes de la AEBI repiten “que la protección jurídica de la vida humana ha de ser incondicional y cubrir todo el ciclo vital. Generar excepciones presupone condicionar tu respeto al aprecio de otra gente”.

“Además de esto, nunca puede ser deber de un profesional de la salud causar la desaparición o asistir al suicidio de un individuo en los términos señalados por la ley, pues no se trata de actos relacionados con la salud de los pacientes. Por el contrario, son actuaciones contrarias a la deontología de estos profesionales y, consecuentemente, no pueden ser obligados a efectuarlas”.

En cuanto a la objeción de conciencia y la creación, prevista por ley, de un registro de médicos objetores, la AEBI sostiene que el registro ha de ser el de médicos prestos a entrenar la eutanasia, no el de objetores.

La AEBI argumenta que los expertos que están de acuerdo con las prácticas eutanásicas son los que “tienen que señalar para generar un registro de profesionales dispuestos a efectuar tal servicio”.

Al final, predomina que “tener una norma jurídica contraria a la vida humana dificulta fomentar un mayor respeto integral de la misma en la sociedad”.

La Ley de Eutanasia aprobada ayer en España contiene numerosos vacíos legales que la hacen insegura y desprotege a los pacientes, incluidos aquellos que no desean optar por la eutanasia o que desean recibir cuidados paliativos.

Si el paciente no tiene capacidad para firmar el permiso a fin de que se le aplique la eutanasia, podrá llevarlo a cabo una tercera persona, incluyendo el médico.

Se prioriza la eutanasia en menoscabo de los cuidados paliativos, que ya están descuidados en España, con lo que muchos pacientes no van a poder acceder a ellos y se les ofrecerá la eutanasia como alternativa al sufrimiento.

Por otro lado, la Ley detalla que los pacientes que sufran “una enfermedad grave e incurable o un padecimiento grave, crónico e incapacitante” podrán pedir la eutanasia.

Sin embargo, la definición de estos conceptos es tan general y vaga que, en la práctica, la eutanasia se puede aplicar en un gran número de casos.

Publicado originalmente en Prensa ACI. Traducido y adaptado por Nathália Queiroz.

Verifique también: