Benedicto XVI: “Con el cardenal Sarah… la liturgia está en buenas manos”.


Primeras cosas ha publicado un ensayo, escrito por Benedicto XVI, que será un epílogo en futuras ediciones del libro recientemente publicado de Robert Cardinal Sarah El poder del silencio: contra la dictadura del ruido (Prensa Ignacio). Aquí hay un par de extractos:

Sara nos enseña el silencio, el silencio con Jesús, la verdadera quietud interior, y así nos ayuda a captar de nuevo la palabra del Señor. Por supuesto, apenas habla de sí mismo, pero de vez en cuando nos deja entrever su vida interior. En respuesta a la pregunta de Nicolás Diat: “¿Alguna vez en tu vida has pensado que las palabras se estaban volviendo demasiado pesadas, demasiado pesadas, demasiado ruidosas?”, él responde: “En mi oración y en mi vida interior, siempre he sentido la necesidad por un silencio más profundo, más completo. … Los días de soledad, silencio y ayuno absoluto han sido un gran apoyo. Han sido una gracia sin precedentes, una purificación lenta y un encuentro personal con… Dios. … Los días de soledad, silencio y ayuno, alimentados solo con la Palabra de Dios, permiten al hombre fundamentar su vida en lo esencial”. Estas líneas hacen visible la fuente de la que vive el cardenal, que da a su palabra su profundidad interior. Desde esta posición ventajosa, puede entonces ver los peligros que amenazan continuamente la vida espiritual, también de los sacerdotes y de los obispos, y que ponen en peligro también a la Iglesia misma, en la que no es raro que la Palabra sea sustituida por una verbosidad que diluye la grandeza de la Palabra. Quisiera citar sólo una frase que puede convertirse en un examen de conciencia para todo obispo: “Puede ocurrir que un sacerdote bueno y piadoso, una vez elevado a la dignidad episcopal, caiga rápidamente en la mediocridad y en la preocupación por el éxito mundano. Abrumado por el peso de los deberes que le incumben, preocupado por su poder, su autoridad y las necesidades materiales de su cargo, se va quedando sin fuerzas”.

El cardenal Sarah es un maestro espiritual, que habla desde la profundidad del silencio con el Señor, desde su unión interior con él, y por eso tiene realmente algo que decirnos a cada uno de nosotros.

Y concluye: “Con el cardenal Sarah, maestro del silencio y de la oración interior, la liturgia está en buenas manos”. Lea el ensayo completo en el sitio de FT.

Ahora he leído la mayor parte de El poder del silencio y considero que es una obra rica y gratificante, marcada por la misma percepción profunda, expresión cuidadosa, claridad serena y exhortaciones desafiantes tan fácilmente evidentes en el libro anterior del Cardenal. Aquí hay algunos extractos del libro:

Del capítulo inicial (“Silencio contra el ruido del mundo”):

6. Es necesario salir de nuestra agitación interior para encontrar a Dios. A pesar de las agitaciones, el ajetreo, los placeres fáciles, Dios permanece silenciosamente presente. Él está en nosotros como un pensamiento, una palabra y una presencia cuyas fuentes secretas están enterradas en Dios mismo, inaccesibles a la inspección humana.

La soledad es el mejor estado para escuchar el silencio de Dios. Para quien quiere encontrar el silencio, la soledad es la montaña que debe escalar. Si una persona se aísla y se va a un monasterio, primero viene a buscar el silencio. Y sin embargo, el objetivo de su búsqueda está dentro de él. La presencia silenciosa de Dios ya habita en su corazón. El silencio que perseguimos confusamente se encuentra en nuestro propio corazón y nos revela a Dios.

Por desgracia, los poderes mundanos que buscan moldear al hombre moderno eliminan sistemáticamente el silencio.

No temo afirmar que los falsos sacerdotes de la modernidad, que declaran una especie de guerra contra el silencio, han perdido la batalla. Porque podemos callarnos en medio de los mayores desbarajustes y de la conmoción más despreciable, en medio del estruendo y aullido de esas máquinas infernales que nos arrastran al funcionalismo y al activismo arrebatándonos de toda dimensión trascendente y de toda vida interior.

21. Hoy, en un mundo altamente tecnológico y ocupado, ¿cómo podemos encontrar el silencio? El ruido nos cansa y tenemos la sensación de que el silencio se ha convertido en un oasis inalcanzable. ¿Cuántas personas se ven obligadas a trabajar en un caos que las angustia y las deshumaniza? Las ciudades se han convertido en hornos ruidosos en los que ni siquiera las noches se libran del asalto del ruido.

Sin ruido, el hombre posmoderno cae en un desasosiego sordo e insistente. Está acostumbrado al ruido de fondo permanente, que lo enferma pero lo tranquiliza.

Sin ruido, el hombre está febril, perdido. El ruido le da seguridad, como una droga de la que se ha vuelto dependiente. Con su apariencia festiva, el ruido es un torbellino que evita enfrentarse a sí mismo. La agitación se convierte en un tranquilizante, un sedante, una bomba de morfina, una especie de ensoñación, un mundo onírico incoherente. Pero este ruido es una medicina peligrosa, engañosa, una mentira diabólica que ayuda al hombre a evitar enfrentarse a sí mismo en su vacío interior. El despertar será necesariamente brutal.

Del Capítulo II (“Dios no habla, pero su voz es muy clara”):

176. En el cielo no existe la palabra. Allí en lo alto, los bienaventurados se comunican entre sí sin palabras. Hay un gran silencio de contemplación, comunión y amor.

177. En la patria divina, las almas están completamente unidas a Dios. Se alimentan de la visión de él. Las almas están completamente tomadas por su amor a Dios en un deleite absoluto. Hay un gran silencio porque las almas no tienen necesidad de palabras para unirse a Dios. Desaparecen las angustias, las pasiones, los miedos, las penas, los celos, los odios y los impulsos. Nada existe excepto el único corazón a corazón con Dios. El abrazo de las almas y Dios es eterno. El cielo es el corazón de Dios. Y este corazón está en silencio para siempre. Dios es ternura perfecta que no necesita palabra alguna para ser difundida. El paraíso es como una gran zarza ardiente que nunca se consume, por más que se esparza con fuerza el amor que allí arde. Allá arriba, el amor arde con una llama inocente, con un puro deseo de amar infinitamente y de sumergirse en la profundidad íntima de la Trinidad.

194. El silencio de Jesús es el mismo silencio de Dios Padre. ¿No dijo Jesús a Felipe: “El que me ha visto a mí, ha visto al Padre; ¿Cómo puedes decir: ‘Muéstranos al Padre’? ¿No crees que yo estoy en el Padre y el Padre está en mí?” (Juan 14:9-10). Nunca debemos cansarnos de repetir esta frase de San Juan. Significa que la unidad de Dios y del hombre en Jesús manifiesta en el tiempo la unidad eterna del Padre y del Hijo en el Espíritu Santo. El silencio del Padre es el silencio del Hijo; la voz del Hijo es la voz del Padre. Escuchar a Jesús es escuchar al Padre.

195. En Nazaret, Dios estaba constantemente y en silencio con Dios. Dios le habló a Dios en silencio. Al examinar este silencio, los hombres vuelven a entrar en el misterio insondable y silencioso de la Trinidad.

Del Capítulo IV (“El silencio de Dios ante el mal desatado”):

350. Cuando Dios viene a llevarse a una persona, se establecen dos formas de silencio: el silencio de los vivos, que quedan petrificados por la muerte, y el silencio del muerto, que nos hace entrar en el misterio de la esperanza cristiana y vida verdadera.

Los primeros se enfrentan al misterio de un silencio agitado, triste, doloroso, desconsolado. Este silencio marca sus rostros con la angustia, la tristeza y el rechazo de la muerte que viene a turbar una tranquila indiferencia.

351. Las sociedades occidentales actuales rechazan la muerte, traumatizadas por el dolor y el duelo que la acompañan. El hombre moderno quisiera ser inmortal. Esta negación del gran pasaje conduce a una cultura de la muerte que impregna el conjunto de las relaciones sociales. La civilización posmoderna niega la muerte, la provoca y, paradójicamente, la exalta sin cesar. El asesinato de Dios permite que la muerte siga rondando todo el tiempo, porque la esperanza ya no habita en el horizonte de los hombres.

Del epílogo:

Es hora de rebelarse contra la dictadura del ruido que busca partirnos el corazón y el intelecto. Una sociedad ruidosa es como un escenario de cartón triste, un mundo sin sustancia, un vuelo inmaduro. Una Iglesia ruidosa se volvería vana, infiel y peligrosa.

Relacionado en CWR:

• Discurso del cardenal Sarah en el décimo aniversario de “Summorum Pontificum” (31 de marzo de 2017)• El cardenal Robert Sarah sobre “La fuerza del silencio” y la dictadura del ruido (3 de octubre de 2016)• El cardenal Sarah ha desafiado “los prejuicios” detrás de “ciertas prácticas litúrgicas modernas” (13 de julio de 2016)• El coraje silencioso del cardenal Robert Sarah (2 de noviembre de 2016)• El llamado pastoral del cardenal Sarah a “volverse al Señor” (21 de noviembre de 2016)