Ascensión del Señor – El Señor Jesús fue llevado al cielo –

Ascensión del Señor – El Señor Jesús fue llevado al cielo –

Ascensión del Señor – El Señor Jesús fue llevado al cielo – Marcos 16, 15-20 – 13 de mayo de 2018

Imagen relacionada

15.Y les dijo: Id por todo el planeta y predicad el Evangelio a toda criatura.

dieciséis.El que crea y sea bautizado va a ser salvo, pero el que no crea va a ser condenado.

17Estos milagros acompañarán a los que crean: echarán fuera diablos en mi nombre, hablarán novedosas lenguas,

18ellos manejarán serpientes, y si bebieren algún veneno mortal, no les va a hacer daño; sobre los enfermos impondrán las manos y sanarán.

19Después que el Señor Jesús les habló, fue llevado al cielo y está sentado a la diestra de Dios.

20Los discípulos fueron y predicaron por doquier. El Señor cooperó con ellos y confirmó su palabra con los milagros que la acompañaron.

Fuente: Biblia Ave María

“Festejamos con alegría la Ascensión del Señor, su regreso a la comunión del Padre. Sentado a la diestra de Dios, Jesús sigue velando por la humanidad, que asimismo anda hacia la gloria, destino de todo leal seguidor de Cristo. En esta Jornada de las Comunicaciones, la Iglesia reafirma su deber de proclamar la verdad del Evangelio al mundo entero por medio de modernos medios de comunicación. También en esta liturgia elevemos nuestra oración por las mamás, en este día destinado a ellas”. (Liturgia diaria)

Y (Jesús) les dijo: Id por todo el planeta y predicad el Evangelio a toda criatura. El que crea y sea bautizado va a ser salvo, pero el que no crea será culpado. Yestos milagros acompañarán a los que crean: echarán fuera diablos en mi nombre, hablarán nuevas lenguas, ellos manejarán serpientes, y si bebieren algún veneno mortal, no les hará daño; sobre los enfermos impondrán las manos y sanarán.

El Papa Francisco enseñó: “Jesús garantizó que en este anuncio y testimonio seremos “revestidos con el poder de lo alto” (v. 49), es decir, con el poder del Espíritu Santo. Este es el misterio de esta misión: la presencia entre nosotros del Señor Resucitado, que con el don del Espíritu sigue abriendo nuestra cabeza y nuestro corazón, para proclamar su amor y su misericordia aun en los lugares más refractarios de nuestras ciudades. El Espíritu Santo es el auténtico artífice del múltiple testimonio que la Iglesia y cada bautizado ofrecen en el mundo”. (8 de mayo de 2016)

“Jesús recuerda solemnemente la misión de los discípulos: lograr que todas las naciones se conviertan en sus discípulos, introduciéndolas en su comunidad por el bautismo en el nombre de la Trinidad y enseñándoles a entrenar todo lo que él ordenó”. (Día a Día – Ed. Paulus)

El padre Alberto Gambarini explicó: “La historia de la Iglesia hasta nuestros días está marcada por los milagros anónimos y los que quedaron registrados por el testimonio de los santos o de los grandes santuarios”.

Después que el Señor Jesús les charló, fue llevado al cielo y está sentado a la diestra de Dios.

“El regreso de Cristo a su Padre es a la vez motivo de mal, por el hecho de que es homónimo de su sepa, y motivo de alegría, por el hecho de que significa su presencia. De la doctrina de la Resurrección y de la Ascensión afloran estas paradojas cristianas, citadas frecuentemente en las Escrituras, a entender, que nos afligimos sin cesar de regocijarnos, tal y como si no tuviéramos nada y sin embargo lo poseyéramos todo (2Cor 6,10)”. (Beato John Henry Newman)

El Papa Francisco dijo que “hoy celebramos la Ascensión de Jesús al cielo, que sucedió cuarenta días después de la Pascua. Contemplamos el misterio de Jesús que sale de nuestro espacio terrenal para entrar en la plenitud de la gloria de Dios, llevándose consigo nuestra humanidad. Esto es, nosotros, nuestra humanidad, entramos en el cielo por vez primera”. (8 de mayo de 2016)

“Es Cristo quien nos inaugura este sendero hacia las alturas. Ofreciéndose al Padre como primicia de los que duermen en los sepulcros de la tierra, deja que la carne ascienda al cielo, y él mismo es el primer hombre que se hace aparición a sus habitantes. Los ángeles, que no conocían el enorme secreto de una entronización celestial de la carne, contemplaron con asombro y admiración esta ascensión de Cristo”. (San Cirilo de Alejandría)

Los discípulos fueron y predicaron por todas partes. El Señor cooperó con ellos y confirmó su palabra con los milagros que la acompañaron.

El Padre Valdir José de Castro dijo: “Id por todo el mundo y predicad el Evangelio a toda criatura” (Mc 16,15): este es el orden que Jesús resucitado da a sus discípulos. Reciben el desafío de proclamar la “Buena Noticia”, inspirados en todo lo que habían visto y oído directamente del Maestro. Un detalle esencial es que tal anuncio, que tiene dentro la verdad que libera, va acompañado de signos visibles”.

El Padre Alberto Gambarini lo afirmaba de este modo: “El signo supremo de la manifestación del poder y del amor de Dios está que se encuentra en la persona de Jesús… Este poder fue dado a los apóstoles, y como resultado a la Iglesia: “Sanar a los enfermos, resucitar fallecidos, purificar leprosos, expulsar diablos. ¡Gratis lo recibisteis, dadlo gratuitamente!” (Mt 10,8). El libro de los Hechos de los Apóstoles es prueba indiscutible de que los milagros acompañaban la predicación de los primeros cristianos: “muchos milagros y prodigios se hacían en el pueblo por mano de los apóstoles (Hch 5,12)”.

Conclusión:

“Marcos concluye su Evangelio mostrando a Jesús que se aparece a los once acólitos y los envía en misión por todo el planeta. Están invitados a hacer todo lo que logró el profesor: expulsar demonios, hablar en nuevos lenguajes, sanar a los enfermos, combatir obstáculos (serpientes y venenos)… Una vez que Jesús fue “llevado al cielo”, los discípulos fueron y predicaron por todas partes”. (Día a Día – Ed. Paulus)

Oración: Credo Niceno-Constantinopolitano

Creo en un solo Dios, Padre Todopoderoso, Creador del Cielo y de la Tierra, de todas y cada una de las cosas visibles y también invisibles.

Creo en un solo Señor, Jesucristo, Hijo único de Dios, nacido del Padre antes de todos los siglos: Dios de Dios, Luz de Luz, Dios verdadero de Dios verdadero, engendrado, no hecho, de la misma sustancia que el Padre. y por nosotros los hombres y por nuestra salvación descendió del cielo y se encarnó por obra del Espíritu Santo de la Virgen María y se realizó hombre asimismo por nosotros fue crucificado bajo el poder de Poncio Pilato padeció y fue enterrado .

Al tercer día resucitó, de conformidad con las Escrituras, y subió al cielo, donde está sentado a la diestra del Padre.

Creo en el Espíritu Beato, Señor y dador de vida, que procede del Padre y del Hijo, que con el Padre y el Hijo es adorado y glorificado, que charló por los profetas.

Creo en una Iglesia, santa, católica y apostólica, profeso un solo bautismo para el perdón de los errores, espero la resurrección de los fallecidos y la vida de todo el mundo venidero. Amén.

Jane Amábile – Con. Divino Espíritu Santurrón

Como esto:

Como Cargando…

Entrada archivada bajo: Reflejo de la Palabra. Etiquetas: Ascensión del Señor.

Esperamos que le gustara nuestro articulo Ascensión del Señor – El Señor Jesús fue llevado al cielo –
y todo lo relaciona a Dios , al Santo , nuestra iglesia para el Cristiano y Catolico .
Cosas interesantes de saber el significado : Dios