Ángelus: Papa Francisco invita a dedicar tiempo a la oración

Vaticano, 21 de febrero. 21/03:01 pm (ACI).- Antes de encabezar el rezo del Ángelus el 21 de febrero, primer domingo de Cuaresma, el Papa Francisco animó a los presentes a no tener temor a dedicar momentos a la oración en silencio para escuchar la Palabra de Dios.

Meditando sobre el pasaje del Evangelio de San Marcos que relata las tentaciones de Jesús en el desierto, el Santurrón Padre destacó que “la Palabra de Dios nos muestra el camino para vivir fructíferamente los 40 días anteriores a la celebración anual de la Pascua y ha animó a los leales a pensar en el desierto, “en este ámbito, natural y simbólico, tan esencial en la Biblia”.

“El desierto es el lugar donde Dios charla al corazón del hombre, y donde aflora la contestación a la oración, es decir, el desierto de la soledad, el corazón separado de las demás cosas, solo en esa soledad se abre a la Palabra de Dios. Dios”, dijo.

Además, el Santurrón Padre explicó que el desierto es también “lugar de prueba y tentación, donde el tentador, aprovechándose de las debilidades y necesidades humanas, insinúa su voz ilusoria, una voz alternativa a la de Dios, una alternativa que nos hace ver el otro camino, el del engaño” porque “el interesante seduce”.

En esta línea, el Papa reconoció que “durante los cuarenta días que Jesús vivió en el desierto, empieza el ‘desafío’ entre Jesús y el diablo, que terminará con la Pasión y la Cruz” y añadió que “todo el ministerio de Cristo es una pelea contra el mal en sus múltiples manifestaciones: cura de patologías, exorcismo de lo demoníaco, perdón de los errores, todo esto es una lucha”.

El Santurrón Padre asimismo advirtió que en un determinado instante de la vida de Jesús “semeja que el diablo vence cuando el Hijo de Dios es rechazado, descuidado y por último apresado y culpado a muerte, semeja que el demonio ha vencido, semeja que él es el vencedor, pero de todos modos la muerte era el último ‘desierto’ a atravesar para vencer definitivamente a Satanás y librarnos a todos de su poder” y añadió que “de este modo triunfó Jesús en el desierto de la muerte, para vencer en la Resurrección”.

Por eso, el Santo Padre nos anima a estar alerta a la presencia del demonio en nuestra vida para defendernos de él con la Palabra de Dios y jamás a hablar con él.

En este sentido, el Papa dijo que “en el tiempo de Cuaresma, el Espíritu Santurrón también nos empuja, como a Jesús, a entrar en el desierto” y añadió que “no se trata -como hemos visto- de un espacio físico, pero de una dimensión existencial en el silencio y la escucha de la palabra de Dios, a fin de que se produzca en nosotros la verdadera conversión”.

“No tengáis temor al desierto, buscad instantes de más oración, de silencio, de ingresar en vosotros mismos, no tengáis temor”, invitó el Papa Francisco, animando a los fieles esta Cuaresma a encomendarse enteramente “a la intercesión materna del Virgen María”. .

Verifique asimismo: