NOTICIAS

Análisis: ¿Qué le dirá el Vaticano a Moneyval?

El cardenal Pietro Parolin, secretario de Estado del Vaticano, asiste a la reunión anual previa a la Navidad del Papa Francisco con altos funcionarios de la Curia romana en el Vaticano en esta foto de archivo del 21 de diciembre de 2015. (Foto CNS/Evandro Inetti)

Ciudad del Vaticano, 26 de noviembre de 2019 / 04:00 am (CNA).- En diciembre, la Santa Sede debe enviar un informe a Moneyval, el organismo de control contra el lavado de dinero del Consejo de Europa, brindando una actualización sobre su progreso en la implementación de la recomendaciones de la agencia para mejorar los estándares financieros del Vaticano.

Es probable que el informe sea una lectura sombría en Estrasburgo, pero una escritura aún más sombría en el Vaticano.

En 2012, el Vaticano acordó cumplir con un conjunto de “recomendaciones” de Moneyval, incorporándolas a sus políticas internas. Los dos organismos han publicado actualizaciones periódicas sobre el progreso del Vaticano.

Después de la reciente cobertura de los medios sobre los escándalos financieros del Vaticano, parece claro que Moneyval estará atento este año para ver si las políticas internas y los acuerdos regulatorios se tratan como meras “recomendaciones” dentro de algunos departamentos del Vaticano.

En el último mes, la CNA ha informado de una serie de denuncias sobre dos importantes inversiones del Vaticano organizadas por la Secretaría de Estado. El primero implica la compra por parte de la Secretaría de una propiedad en Londres destinada a la construcción de apartamentos de lujo. Altas fuentes del Vaticano dicen que unos 200 millones de dólares utilizados para financiar la compra provinieron de dinero prestado de bancos suizos, uno de los cuales, BSI, ha sido cerrado desde entonces por FINMA, la autoridad bancaria suiza, por violaciones sistemáticas de las salvaguardias contra el lavado de dinero.

Es probable que una preocupación más inmediata para Moneyval sea el intento informado por el entonces sustituto en la Secretaría de Estado, el cardenal Angelo Becciu, de disfrazar los préstamos en los libros de contabilidad del Vaticano, a pesar de que las normas internas prohíben la práctica. También será de interés para el organismo de control que, como resultado, no se haya tomado ninguna medida; La CNA ha informado que el intento de reducir a cero los préstamos contra el valor de la inversión de Londres fue detectado por el entonces prefecto de Economía, el cardenal George Pell, quien informó del asunto al Consejo de Economía del Vaticano, que “tomó nota” del incidente. pero no tomó ninguna acción.

Según los informes, Becciu también le dio a Pell una “reprimenda” por entrometerse en los tratos de la Secretaría con BSI, según altos funcionarios de la Prefectura de Economía del Vaticano.

Moneyval también podría estar interesado en estudiar la gestión de la sociedad de cartera registrada en el Reino Unido de la Secretaría para la propiedad, London 60 SA Ltd. Dos de los directores de la empresa, Msgr. Mauro Carlino y la Dra. Caterina Sansone, son funcionarios de la Secretaría de Estado y actualmente se encuentran suspendidos, luego de ser objeto de allanamientos realizados tanto en la AIF como en la Secretaría de Estado por gendarmes del Vaticano el 1 de octubre.

Otro director de London 60 SA Ltd. que podría atraer la atención de las autoridades de lavado de dinero es un arquitecto y promotor inmobiliario llamado Luciano Capaldo, registrado inicialmente por la Secretaría de Estado ante las autoridades civiles de Londres como “ciudadano del Vaticano”.

A través de su empresa Imvest, que fue allanada por las autoridades financieras italianas el año pasado, Capaldo está vinculado, entre otros, a Giampiero Nattino, un banquero italiano investigado tanto por las autoridades italianas como por el Vaticano por lavado de dinero y manipulación del mercado a través de cuentas en APSA, el banco central del Vaticano. Banco de Reserva.

Es casi seguro que Moneyval espera leer un informe completo de un préstamo de 50 millones de euros hecho por APSA a la Secretaría de Estado para financiar parcialmente la compra de un hospital en quiebra. Posteriormente, APSA canceló 30 millones de ese préstamo y culpó a la cancelación por no haber registrado una ganancia anual por primera vez en su historia.

Dejando a un lado las circunstancias del propio hospital, que supuestamente involucran la desaparición de cajas de zapatos llenas de dinero en efectivo, junto con millones en facturas falsas, vínculos con una compañía petrolera congoleña y sugerencias de nepotismo bueno y anticuado, el préstamo de APSA se hizo: nuevamente por encima de las objeciones del cardenal Pell, contra políticas específicas implementadas a instancias de Moneyval.

Luego de una inspección in situ en 2012, APSA acordó dejar de otorgar préstamos para empresas comerciales, como la compra del hospital con fines de lucro por parte de la Secretaría.

Ese acuerdo también eximió a APSA de la supervisión de la AIF, la Autoridad de Información Financiera interna del Vaticano, que cesó las inspecciones el mismo año en que se otorgó el préstamo, en 2015. Dependiendo de cuán francas sean las autoridades del Vaticano sobre lo sucedido y qué acción correctiva ofrezcan a tomar, Moneyval puede quedarse sin otra opción que revisar esas exenciones.

Aunque varias fuentes de alto nivel en los departamentos del Vaticano han identificado constantemente a Becciu como la fuerza impulsora detrás del préstamo, el secretario de Estado, el cardenal Pietro Parolin, asumió personalmente la responsabilidad del proyecto la semana pasada, junto con un intento de compensar el préstamo con una subvención de una fundación estadounidense ( obtenido con la ayuda de Theodore McCarrick).

La afirmación de Parolin de que todo esto se hizo con “intenciones justas y medios honestos” bien podría incluirse en el informe de progreso del próximo mes. No es seguro si los analistas de Moneyval estarán de acuerdo o si juzgarán que las buenas intenciones son suficientes para cubrir las violaciones de la política.

Por supuesto, no todo son malas noticias. Se han hecho algunos progresos, y sin duda se destacarán.

En el momento del último informe de Moneyval, en 2017, el organismo de control señaló que el Vaticano aún tenía que procesar un caso de lavado de dinero en los tribunales. La “eficacia general del compromiso de la Santa Sede en la lucha contra el lavado de dinero depende de los resultados que logren la fiscalía y los tribunales”, concluyó el informe.

En respuesta, el Vaticano procesó con éxito su primer caso de lavado de dinero el año pasado.

En 2017, Moneyval también señaló que la AIF “parecía estar trabajando de manera eficiente tanto como unidad de inteligencia financiera como supervisora ​​de la única entidad financiera en la Santa Sede”. Si el AIF sigue funcionando de manera eficiente en 2019, debería funcionar en piloto automático. De hecho, quizás la pregunta más apremiante sobre el informe AIF de diciembre es quién queda para escribirlo.

Entre los suspendidos luego de las redadas del 1 de octubre por parte de los gendarmes del Vaticano se encontraba el director de la AIF, Tommaso Di Ruzza, quien posteriormente recibió un certificado de buena salud de su propia agencia, que expresó la esperanza de que el asunto “se aclare pronto”.

Poco más de tres semanas después, el presidente de la AIF, René Brülhart, renunció a su cargo. El mismo día, se anunció que el Grupo Egmont de 160 organismos de control financiero nacionales había suspendido el AIF. Marc Odendall, miembro de la junta de AIF, renunció a su cargo y calificó a la agencia como un “caparazón vacío” y dijo que una mayor afiliación con ella sería “inútil”.

El jefe de los gendarmes del Vaticano que organizó las redadas también se vio obligado a dimitir el mes pasado.

Después de meses de aumentar constantemente la cobertura de los medios, la reacción del Vaticano ha comenzado a cambiar ligeramente. Después de ser identificado repetidamente como la fuerza impulsora detrás del préstamo de APSA para comprar el hospital, el cardenal Becciu le dijo a CNA que el asunto era “competencia exclusiva” del Secretario de Estado, “Bertone y luego Parolin”.

Cuando Parolin aceptó la responsabilidad final por el préstamo del hospital de APSA la semana pasada, le dijo a CNA que se sintió “obligado” a hacerlo “para poner fin a una controversia que quita tiempo y recursos de nuestro servicio al Señor, a la Iglesia”. y al Papa, y perturba la conciencia de muchos católicos”.

Esa controversia no ha terminado y es probable que se intensifique en las próximas semanas.

Y aunque primero descartó las preocupaciones sobre la inversión inmobiliaria en Londres, describiendo la acción del Vaticano como una “práctica aceptada”, el cardenal Becciu acudió recientemente a Twitter para denunciar el informe de la CNA sobre su supuesta “participación en irregularidades financieras ‘descubiertas’ por el cardenal Pell” como “vergonzosamente engañosa” y “falsa”.

Al día siguiente, un veterano periodista del Vaticano dijo que la participación de Becciu en el acuerdo de propiedad de Londres, el proyecto de préstamo del hospital y sus enfrentamientos con Pell eran “de conocimiento común” entre los funcionarios de la curia en ese momento, o “bien conocidos por ahora”.

Habiendo ya descrito el acuerdo de Londres como “opaco” y prometiendo investigar más a fondo el asunto, a pesar de las objeciones de Becciu, el cardenal Parolin puede encontrar que, para Moneyval, los problemas planteados por el acuerdo son demasiado claros.

Antes de que Monyeval emita su respuesta a la actualización de diciembre del Vaticano, Parolin puede verse en la necesidad de ofrecer al Papa y a los fieles medios sustantivos para demostrar responsabilidad en la curia.

Si la Santa Sede quiere evitar regresar a las “listas negras” financieras internacionales, deberá demostrar que va en serio y no como de costumbre.

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba

Bloqueo de anuncios detectado

Debe eliminar el BLOQUEADOR DE ANUNCIOS para continuar usando nuestro sitio web GRACIAS