NOTICIAS

Análisis: cumbre sobre abuso termina con más preguntas que respuestas

El padre jesuita Federico Lombardi, el papa Francisco, el cardenal Blase J. Cupich de Chicago y la reportera de televisión Valentina Alazraki de Televisa son fotografiados durante el tercer día de una reunión sobre la protección de menores en la iglesia del Vaticano el 23 de febrero de 2019. ( Foto CNS/Vatican Media)

Ciudad del Vaticano, 1 de marzo de 2019 / 01:30 p. m. (CNA).- Hubo un momento durante la conferencia de prensa final de la cumbre sobre abusos del Vaticano de este mes que, para muchos observadores, simboliza un tema que se desarrolló a lo largo de la reunión.

Cuando un periodista le preguntó sobre el caso del obispo argentino Gustavo Oscar Zanchetta, el arzobispo Charles Scicluna dijo que se negaría a comentar, como lo había hecho cuando se le preguntó a principios de semana sobre otros casos de abuso.

“Sobre el caso, no estoy, no estoy, ya sabes, autorizado, quiero decir, sí”, dijo el arzobispo maltés.

Fue interrumpido rápidamente por el director interino de la oficina de prensa de la Santa Sede, Alessandro Gisotti, quien insistió, no por primera vez, en que los medios solo hacen preguntas sobre principios generales, no sobre casos específicos.

Zanchetta, de 54 años, fue denunciado ante el Vaticano en 2015 y 2017 por tener imágenes sexualmente explícitas en su teléfono celular y por abusar sexualmente de seminaristas. El Papa Francisco nombró al obispo para un cargo en el Vaticano a fines de 2017, luego de que Zanchetta renunciara a su diócesis.

El Vaticano ha insistido dos veces en que no sabía nada sobre los informes de abuso contra Zanchetta hasta el otoño de 2018, aunque las investigaciones de los medios sugieren que el Papa Francisco sabía de las acusaciones en 2015 y le dio a Zanchetta un trabajo en el Vaticano de todos modos.

El Vaticano dijo en enero que está investigando a Zanchetta, lo que Gisotti repitió el 24 de febrero.

Scicluna concluyó la discusión ese día diciendo: “Mi opinión sería, porque no lo soy, no tengo información sobre el caso que mencionaste, pero si está investigando, alguien está investigando un caso, no lo está encubriendo. .”

Fue, para muchos periodistas, una respuesta insatisfactoria. En resumen, parecía que en el cara a cara final de los organizadores de la cumbre con los periodistas, la respuesta a la única acusación directa de que Francisco encubrió los abusos también fue la más torpe y mal preparada de la semana.

Pero la confusión sobre lo que se estaba discutiendo y lo que se podía preguntar fue una característica de la mayor parte de la cumbre del Vaticano.

Foro para la rendición de cuentas

En octubre de 2018, apenas unos días después del inicio del sínodo de casi un mes sobre los jóvenes, el arzobispo Charles Scicluna les dijo a los católicos que no esperaran que el sínodo brindara respuestas sobre la crisis de abuso, sino que esperaran la cumbre mundial de obispos en febrero.

También dijo que los padres sinodales no solo estaban escuchando a los jóvenes dentro del salón del sínodo, sino también a los que estaban fuera de él, y reconoció que “hay una mayor expectativa por una mayor rendición de cuentas” sobre el tema del abuso sexual.

Scicluna sugirió que la expectativa de rendición de cuentas se cumpliría en febrero, durante la cumbre especial sobre la crisis de abuso sexual convocada por el Papa Francisco.

Esa cumbre “va a ser el mejor foro para esta cuestión [of accountability],” él dijo.

Esa cumbre tuvo lugar la semana pasada.

Los periodistas esperaban obtener respuestas durante la cumbre, a sus propias preguntas ya las de las víctimas y otras personas. Pero, durante sus conferencias de prensa regulares, los organizadores de la cumbre parecían decirles a los periodistas a menudo que no estaban haciendo las preguntas correctas.

Las preguntas sobre el papel que juega la homosexualidad en el abuso, por ejemplo, fueron rechazadas rápidamente por Scicluna como una categorización inútil e irrelevante, cuando, dijo, el enfoque debería estar en cambio en “casos únicos”.

Pero Gisotti dijo a los medios en el período previo a la cumbre que los obispos no responderían ninguna pregunta sobre los casos individuales de sacerdotes y obispos durante la conferencia de cuatro días.

Los periodistas se quedaron preguntándose cuál era la verdad.

Gran parte de la charla, en última instancia, se centró en los principios generales de la protección infantil y el abuso de menores, no en la responsabilidad de los obispos, con sugerencias finales que van desde manuales y nuevas pautas hasta la modificación del uso del secreto pontificio y la creación de un nuevo departamento en el Curia romana.

Preguntas de las víctimas

Mientras tanto, fuera de la sala del sínodo, docenas de víctimas, muchas de las cuales habían viajado desde fuera de Italia para estar allí, insistieron en que querían que el Vaticano adoptara un enfoque inmediato de tolerancia cero con el clero abusivo y los obispos que han encubierto, y divulgar información sobre casos de abuso procesados ​​por la CDF.

Aunque comenzaron la semana con la cautelosa esperanza de respuestas, los grupos de víctimas se fueron de Roma con más demandas de las que tenían al principio.

Cuando la responsabilidad de los obispos apareció en la discusión, vino envuelta en el lenguaje de “sinodalidad” y “colegialidad”, mientras que los observadores se quejaron de que esos términos eran confusos y su significado pretendido era difícil de entender.

Las pocas propuestas de políticas discernibles que había parecían, para muchos, poco más que articulaciones del principio de que los obispos deberían ser responsables de responsabilizarse mutuamente, algo que se observó ampliamente que faltaba en el caso del ex cardenal y arzobispo Theodore McCarrick.

El cardenal Blase Cupich, por ejemplo, volvió a presentar su llamado “modelo metropolitano” para la rendición de cuentas de los obispos, que propuso por primera vez a los obispos de EE. UU. en noviembre. Cupich ofreció la propuesta como una forma de brindar responsabilidad mutua entre los obispos y promover la causa de la “sinodalidad”.

Sin embargo, se encontró enfrentando preguntas inmediatas, y claramente no deseadas, sobre cómo habría funcionado su enfoque en el caso de Theodore McCarrick, quien fue obispo metropolitano durante gran parte de su ministerio y apoyado por obispos sufragáneos que a veces no estaban por encima de sospecha.

Cuando se les pidió detalles sobre cómo se manejarían los casos que involucraban a obispos negligentes, los cardenales Sean O’Malley y Cupich señalaron Ven una madre amorevole — El motu proprio del Papa Francisco de 2016 que establece mecanismos legales para informar y manejar quejas contra obispos, como política existente para la responsabilidad de los obispos que solo carece de aplicación.

Esto, a pesar de que el mismo Papa rechazó la propuesta en agosto cuando dijo que el “llamado tribunal de investigación sobre los obispos” descrito en Ven una madre amorevole había sido abandonado porque “no era práctico y tampoco era conveniente para las diferentes culturas de los obispos que tenían que ser juzgadas”.

Los resultados

La cumbre sobre abusos sexuales del Vaticano prometió dar respuestas a las preguntas de víctimas, católicos y periodistas sobre la crisis del abuso sexual clerical y el encubrimiento en la Iglesia.

En cambio, durante la cumbre, los organizadores les dijeron que ni siquiera podían hacer sus preguntas.

En octubre, Scicluna les dijo a aquellos que pierden la confianza en el manejo de los casos de abuso por parte de la Iglesia que tengan paciencia. Al final de la cumbre sobre abusos, con más preguntas surgiendo que respuestas proporcionadas, al menos algunos periodistas, víctimas y católicos se preguntan: “¿por qué todo esto tarda tanto?”

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba

Bloqueo de anuncios detectado

Debe eliminar el BLOQUEADOR DE ANUNCIOS para continuar usando nuestro sitio web GRACIAS