NOTICIAS

Análisis: Cómo se prepara el Vaticano para su cumbre sobre abusos de febrero

El arzobispo Charles Scicluna de Malta habla con los medios de comunicación a finales de junio en Santiago de Chile. (Foto CNS/Alberto Valdés, EPA)

Ciudad del Vaticano, 19 de diciembre de 2018 / 12:00 p. m. (CNA).- Se están realizando preparativos en el Vaticano para una cumbre de obispos para discutir el problema del abuso sexual clerical. La reunión, en la que participarán los líderes de las conferencias episcopales de todo el mundo, parece seguir la metodología del Papa Francisco para abordar los abusos de los clérigos.

Esta semana, el comité de planificación de la reunión solicitó que los presidentes de las conferencias episcopales se reúnan personalmente con las víctimas de abuso antes de la cumbre del Vaticano de febrero.

Una carta del comité de planificación insta a los participantes de la reunión a “comunicarse y visitar a las víctimas sobrevivientes de abuso sexual del clero en sus respectivos países antes de la reunión en Roma, para conocer de primera mano el sufrimiento que han soportado”.

El Papa Francisco se ha reunido varias veces con víctimas de abuso sexual clerical. Una reunión del 7 de julio de 2014 con sobrevivientes fue la primera reunión de un Papa con víctimas dentro de los muros del Vaticano. El Papa también se reunió con sobrevivientes en los EE. UU. en 2015 y en Chile e Irlanda en 2018.

Después de que estallara el escándalo de abusos en Chile a principios de 2018, el Papa también se reunió con sobrevivientes chilenos el 27 de abril de 2018 en Domus Sanctae Marthae, su residencia.

El Papa Francisco también dijo a los jesuitas chilenos en febrero que “a veces me reúno con las víctimas los viernes, a veces es público y a veces no”.

Benedicto XVI fue el primer Papa en celebrar encuentros organizados con supervivientes de abusos: lo hizo en 2008 en Estados Unidos y Australia, en 2010 en Reino Unido y Malta, en 2011 en Alemania.

Benedicto XVI no sólo inició este particular ministerio papal, sino que también bendijo su institucionalización.

Benedicto XVI apoyó una conferencia de 2012, “Hacia la curación y la renovación”, organizada por la Pontificia Universidad Gregoriana de los jesuitas con el respaldo de la Secretaría de Estado y la Congregación para la Doctrina de la Fe.

La conferencia reunió a representantes de la conferencia de obispos y 30 superiores de congregaciones religiosas.

Entre los resultados de esa conferencia estuvo el establecimiento en Roma de un Centro para la Protección del Niño. La conferencia enfatizó la necesidad de que los obispos escuchen las historias de las víctimas como un primer paso en cualquier respuesta, y la necesidad de consultar con expertos laicos seculares para asegurar mejores juicios objetivos.

Desde entonces, la experiencia del Centro para la Protección de la Infancia se ha transferido a la Comisión Pontificia para la Protección de los Menores.

Probablemente no sea casualidad que entre los miembros del comité de planificación para febrero se encuentren el arzobispo Charles J. Scicluna de La Valletta y el p. Hans Zollner, SJ.

Scicluna fue la Congregación para la Doctrina de la Fe promotora de justicia (es decir, fiscal del Vaticano) de 2002 a 2012. Fue Scicluna quien ayudó a establecer las nuevas normas para contrarrestar el escándalo de abuso sexual que estalló en los Estados Unidos en 2002, y para proporcionar el marco general del Vaticano para abordar el abuso sexual clerical.

Zollner fue uno de los patrocinadores de la “Conferencia Hacia la Sanación y la Renovación”, y es el presidente del Centro para la Protección Infantil de la Universidad Gregoriana. También ha sido miembro de la Comisión Pontificia para la Protección de Menores desde su creación en 2014.

Hablando con CNA en septiembre, poco después de que se anunciara la cumbre de febrero, Scicluna señaló que “la protección de los menores es algo que tiene que ser un proceso continuo en la Iglesia y, por lo tanto, solo comienza con la buena selección de los futuros sacerdotes, como dijo St. Juan Pablo II pidió en 1992”.

El arzobispo se refirió a la exhortación postsinodal del Papa San Juan Pablo II de 1992 Pastores dabo vobis.

“Era el mensaje profético de San Juan Pablo II”, dijo, “ya ​​que el documento, hablando de la formación de los futuros sacerdotes, valoraba el tema de la formación humana, del tamizaje psicológico y también de una clara evaluación del candidato desde el punto de vista de la autoridad emocional y la elegibilidad para ser el pastor del rebaño.”

El documento subrayó que “en el seminario, es decir, en el programa de formación, el celibato debe presentarse con claridad, sin ambigüedades y de manera positiva. El seminarista debe tener un grado suficiente de madurez psicológica y sexual, así como una vida de oración asidua y auténtica, y debe ponerse bajo la dirección de un padre espiritual”.

Scicluna dijo que, más allá de la selección de futuros sacerdotes, también debe haber “un empoderamiento a la comunidad, para denunciar el abuso cuando sucede y también un empoderamiento de la comunidad para que juntos verifiquemos y garanticemos que la Iglesia es un lugar seguro”. para todos, incluidos los menores”.

Todos estos temas probablemente serán parte de los temas discutidos en la reunión de febrero.

Vale la pena recordar que en mayo de 2011, la Congregación para la Doctrina de la Fe entregó una carta circular a las conferencias episcopales de todo el mundo, pidiéndoles que prepararan pautas para contrarrestar los abusos.

La carta también hablaba de la formación de los futuros sacerdotes y de la protección de las comunidades y la cooperación con las autoridades civiles. La carta decía que “el abuso sexual de menores no es solo un delito canónico sino también un delito perseguido por la ley civil. Aunque las relaciones con la autoridad civil diferirán en varios países, es importante cooperar con dichas autoridades dentro de sus responsabilidades”.

Scicluna comentó que estas cosas “deben implementarse y colocarse constantemente en la agenda de la Iglesia local”. En muchos lugares, dicen los observadores, la carta circular aún no se ha transformado en normas o políticas.

Siguiendo el razonamiento de Scicluna, la solicitud de reunirse con sobrevivientes debe ser considerada un primer paso necesario para los presidentes de las conferencias episcopales, ya que serán llamados a partir de su experiencia personal con las víctimas para trazar nuevas pautas, con el objetivo de diseñar una red global. respuesta.

La carta de 2011 explica que “en ausencia de una respuesta integral y comunitaria, no solo no lograremos curar a las víctimas sobrevivientes, sino que la credibilidad misma de la Iglesia para llevar a cabo la misión de Cristo estará en peligro en todo el mundo”.

¿El Papa, después de la reunión, dará más responsabilidad a las conferencias episcopales?

Es difícil de decir. Scicluna fue nombrado recientemente secretario adjunto de la Congregación para la Doctrina de la Fe, y esto demuestra que la Congregación para la Doctrina de la Fe todavía está a cargo de casos de abuso, especialmente porque el Vaticano no establecerá un tribunal ad hoc para juzgar negligencia obispos, como anunció una vez el Papa Francisco.

Este tribunal era una de las preocupaciones de Marie Collins, una sobreviviente que también era miembro de la Pontificia Comisión para la Protección de Menores. El Papa Francisco, sin embargo, rechazó la opción.

Al regresar de su viaje a Irlanda el 26 de agosto, el Papa dijo que Collins “enfatiza la idea de la [2016 Motu Proprio] como una madre amorosa, en el que se decía que para juzgar a los obispos sería bueno establecer un tribunal especial. Posteriormente se vio que no era factible ni adecuado a las diferentes culturas de los obispos que debían ser juzgados”.

El Papa Francisco luego agregó: “estamos tomando la recomendación de como una madre amorosa y constituir un jurado para cada obispo, pero eso no es lo mismo. Un obispo en particular tiene que ser juzgado y entonces el Papa establece un jurado más capaz de tomar ese caso. Es algo que funciona mejor, también porque, que un grupo de obispos salga de sus diócesis… por eso no es posible. Entonces los tribunales y los jurados cambian”.

El nombramiento de Scicluna a la Congregación para la Doctrina de la Fe confirma el enfoque del Papa Francisco. Sin embargo, Scicluna trabaja a tiempo parcial y permanecerá en su puesto en Malta. Esto es parte de la visión del Papa Francisco: uno no debe dejar la diócesis por la Curia, sino que debe servir a la Curia desde la diócesis.

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba

Bloqueo de anuncios detectado

Debe eliminar el BLOQUEADOR DE ANUNCIOS para continuar usando nuestro sitio web GRACIAS