Alegato de derechos humanos en la pastoral de Ardagh y Clonmacnoise

Hogar > Presentado > Alegato de derechos humanos en la pastoral de Ardagh y Clonmacnoise

Alegato de derechos humanos en la pastoral de Ardagh y Clonmacnoise

El derecho a la vida es un derecho humano, afirma el obispo Francis Duffy en una carta pastoral a la gente de la diócesis de Ardagh y Clonmacnoise este fin de semana.

El obispo Duffy dice que escribió la carta pastoral a las 41 comunidades parroquiales de su diócesis porque cree firmemente que la propuesta de eliminar la octava enmienda, el artículo 40.3.3, de la Constitución de Irlanda “merece ser discutida desde la perspectiva de la enseñanza de la iglesia en este momento”. tiempo’.

“La vida humana es sagrada y comienza en el momento de la concepción”, afirma. “Una vez que comienza, se debe permitir que la vida florezca y continúe hasta su final natural. Esta es la visión de la Iglesia Católica, de personas de diferentes religiones y de quienes consideran la protección de la vida como una cuestión de derechos humanos fundamentales”.

“El regalo más grande que tiene cada persona es el regalo de la vida, y el debate de este año es todo sobre la vida humana. Antes de la concepción no hay vida humana; después de la concepción hay vida humana: ha llegado a existir un ser humano único y distinto. Esta realidad fue expresada con elocuencia por el Santo Papa Juan Pablo II: “Desde la fecundación comienza la aventura de una vida humana, y cada una de sus capacidades requiere tiempo –un tiempo bastante largo– para encontrar su lugar y estar en condiciones de actuar”. .”

El obispo señala que en el debate previo al referéndum algunos han argumentado que el aborto en circunstancias particulares es aceptable. Pero él dice: “Incluso si esta sugerencia proviene de un sentido de compasión, tal punto de vista va en contra de la cultura de la vida que se aprecia en Irlanda, y por una buena razón. La verdad es que nadie tiene derecho a acabar con la vida de otro. El aborto es la toma directa e intencional de la vida del más vulnerable e inocente de los seres humanos. Nunca es un tratamiento médico. La verdadera compasión no se trata de una elección, se trata de mantener la vida”.

Al describir la Octava Enmienda como ‘una disposición constitucional positiva y que afirma la vida’, el obispo Duffy señala que el artículo defiende el derecho igualitario a la vida tanto de la madre como del bebé por nacer. Él dice: “Su eliminación significaría que algunas vidas se volverán menos valiosas que otras. Su eliminación no servirá al bien común. Sin el Octavo, algunas vidas, que se encuentran en una etapa temprana de crecimiento y desarrollo, no estarán protegidas y, por lo tanto, podrían terminar antes del nacimiento.

“En medio de la discusión actual debemos preguntarnos: ¿quién puede negarle a un ser humano vulnerable e inocente el derecho a respirar el aire de nuestra tierra para que pueda vivir la vida en plenitud?”

En el caso de intervenciones médicas para salvar la vida de una madre que resultan en la interrupción inevitable de un embarazo, el obispo señala que esto está permitido tanto por la ley irlandesa existente como por la enseñanza de la Iglesia porque ‘la intención de la intervención médica no era matar directamente al bebé por nacer’. Él dice: “Un hecho tan desgarrador no es un aborto porque la intención de la intervención médica no era matar directamente al bebé por nacer”.

Monseñor Duffy también reconoce que hay embarazos que resultan de ‘el crimen atroz de violación’. Él dice: “Para ayudar a lidiar con este trauma y violación, es fundamental que la madre reciba el amor, el acompañamiento y el apoyo adecuado de familiares, amigos y profesionales. En tan terribles circunstancias ha comenzado una vida humana inocente, como cualquier otra. Un niño concebido después de una violación sigue siendo una persona. Él o ella tiene derechos, incluido el más fundamental de todos los derechos, el derecho a la vida”.

No hay nada nuevo en la actitud de la Iglesia hacia el derecho a la vida del niño por nacer, dice el obispo Duffy. “La oposición de la Iglesia al aborto ha sido constante desde el primer siglo. Recientemente, el Papa Francisco reiteró esa enseñanza: ‘Deseo reafirmar tan firmemente como pueda que el aborto es un pecado grave, ya que pone fin a una vida inocente’.

“El derecho a la vida es el derecho más fundamental de todos. Una vez que comienza la vida humana, se debe permitir que continúe”.

El obispo concluye su carta pastoral con una invitación a los fieles a ‘rezar para que Irlanda elija la vida este año y siempre’.

Su oración sugerida dice:

Señor Jesús, tú eres la fuente y amante de la vida.

Despierta en nosotros el respeto por toda vida humana

Ayúdanos a ver en cada niño la obra maravillosa de nuestro Creador

Abre nuestros corazones para acoger a cada niño como un don único y maravilloso de Dios.

Amén.