NOTICIAS

Alcalde de Blasio de NYC: Protestas esenciales, pero no religión

El alcalde de la ciudad de Nueva York, Bill de Blasio, en el centro, inclina la cabeza en oración durante un servicio de oración interreligioso de Acción de Gracias el 26 de noviembre de 2019 en la Catedral de San Patricio en la ciudad de Nueva York. (Foto del CNS/Gregory A. Shemitz)

Sala de prensa de Washington, DC, 4 de junio de 2020 / 03:32 pm (CNA).- El alcalde de la ciudad de Nueva York, Bill de Blasio, dijo el martes que las protestas en curso en la ciudad merecen excepciones a las regulaciones de coronavirus, mientras que los servicios religiosos no. Los comentarios del alcalde han generado críticas de la archidiócesis de Nueva York.

“Cuando ves una nación, una nación entera lidiando simultáneamente con una crisis extraordinaria sembrada en 400 años de racismo estadounidense, lo siento, esa no es la misma pregunta que el dueño de una tienda comprensiblemente agraviado o la persona religiosa devota que quiere ir. volver a los servicios”, dijo de Blasio en una conferencia de prensa el 2 de junio, mientras defendía su política de permitir protestas masivas mientras continuaba restringiendo las reuniones religiosas durante la pandemia de coronavirus.

El miércoles, Ed Mechmann, director de política pública de la Arquidiócesis de Nueva York, dijo que la política del alcalde muestra que la libertad religiosa ahora se considera de baja prioridad en la ciudad.

“Está claro que a los ojos de los funcionarios de nuestro gobierno, se favorece y se permite el punto de vista políticamente preferido del antirracismo, mientras que el impopular del culto religioso se menosprecia y denigra”, escribió Mechmann en el sitio web de la arquidiócesis el 3 de junio.

Con los diferentes estándares de la ciudad para las protestas y reuniones religiosas, dijo Mechmann, “una vez más se nos ha dado prueba de que la libertad religiosa es un derecho de segunda clase”.

Nueva York ha estado bajo una estricta orden de quedarse en casa a partir del 22 de marzo, y solo se encuentra en las primeras etapas de reapertura de espacios públicos.

Según el departamento de salud pública del estado, la ciudad no entrará en la “fase uno” de reapertura hasta el 8 de junio. Se está instruyendo a los neoyorquinos a “usar una máscara y mantener una distancia de 6 pies en público”.

Mientras tanto, miles de manifestantes se han reunido todas las noches en toda la ciudad para manifestarse contra el racismo y la brutalidad policial tras la muerte de George Floyd el 25 de mayo bajo custodia policial.

Mechmann elogió las protestas pacíficas en la ciudad, pero señaló que los estadounidenses también tienen derecho al libre ejercicio de la religión. Honrar un derecho ignorando el otro, dijo, es discriminatorio.

“Esto ya no es una cuestión de leyes de salud pública neutrales que se aplican en general a todos sin discriminación. Esto es indiferencia e incomprensión en el mejor de los casos, prejuicio y discriminación en el peor”, escribió Meechmann.

“El derecho a la reunión pacífica, la libertad de expresión y la petición al gobierno de reparación de agravios están ahí en la Primera Enmienda”, dijo. “He marchado por las causas que apoyo, así que apoyo a otros cuando hacen lo mismo”.

Coincidentemente con las manifestaciones, la ciudad de Nueva York ha sido testigo de violencia, vandalismo y saqueos en la ciudad durante un período de varios días. La policía de Nueva York ha dicho que realizaron más de 900 arrestos solo el lunes y el martes.

Según informes de los medios, la hija del alcalde de Blasio fue arrestada el sábado junto con otros 100 manifestantes en una manifestación en la que se bloquearon las carreteras y se arrojaron objetos a la policía. Después de que supuestamente le emitieron una multa por alteración del orden público, el alcalde de Blasio dijo que creía que su hija había protestado pacíficamente y que estaba “orgulloso de ella porque se preocupa tanto y estaba dispuesta a salir y hacer algo al respecto”.

El jueves, el alcalde anunció que en breve se permitirá que los restaurantes de la ciudad sirvan a los clientes al aire libre.

“Los restaurantes de Nueva York son parte de lo que nos convierte en la mejor ciudad del mundo. Han recibido un golpe en nuestra lucha contra el COVID-19, y no hay recuperación sin ellos”, afirmó de Blasio. Las iglesias no están programadas para reabrir por completo hasta la cuarta etapa del programa de reapertura del estado, junto con escuelas, teatros y lugares de entretenimiento.

La misa pública en la Arquidiócesis de Nueva York ha sido suspendida desde marzo para evitar la propagación del coronavirus. Las iglesias de la ciudad están abiertas para la oración privada, pero no para las misas públicas de diez o menos personas.

El alcalde de Blasio ya ha enfrentado críticas por su trato a los lugares de culto durante la pandemia de coronavirus, amenazando con arrestos masivos o incluso con el cierre permanente de iglesias y sinagogas que no cumplieron con las órdenes públicas.

El 27 de marzo, el alcalde llamó a un “pequeño número de comunidades religiosas, iglesias específicas y sinagogas específicas” por continuar realizando servicios durante la orden de quedarse en casa de Nueva York.

Si los servicios continuaban, dijo, “nuestros agentes encargados de hacer cumplir la ley” los cerrarían, y amenazó con multas e incluso con el cierre permanente de los lugares de culto por seguir desobedeciendo la orden.

Cuando miles se reunieron para llorar en el funeral de un rabino jasídico en Brooklyn a fines de abril, de Blasio dijo que la reunión masiva era “absolutamente inaceptable”.

Amenazó futuras reuniones religiosas con arrestos masivos.

“Mi mensaje a la comunidad judía y a todas las comunidades es así de simple: el tiempo de las advertencias ha pasado. He dado instrucciones a la policía de Nueva York para que proceda de inmediato a citar o incluso arrestar a quienes se reúnen en grandes grupos”, tuiteó.

Al final de una conferencia de prensa el 3 de junio, de Blasio invocó la canción de 1971 “Imagine” de John Lennon para hablar sobre la situación en la ciudad mientras decía “No pretendo tomar esto a la ligera”.

La canción imagina un mundo más perfecto en el que “no hay cielo” ni “religión”. De Blasio dijo que la canción hace preguntas esenciales “sobre un mundo donde las personas se llevaban de manera diferente”.

“¿Qué tal un mundo en el que no vivamos con muchas de las restricciones con las que vivimos ahora?” él dijo. “Pero aún no hemos llegado allí. Estamos progresando mucho, realmente lo creo”, dijo.

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba

Bloqueo de anuncios detectado

Debe eliminar el BLOQUEADOR DE ANUNCIOS para continuar usando nuestro sitio web GRACIAS