NOTICIAS

Ahora es el momento de que los hombres se levanten, sigan a Cristo y ofrezcan el don de sí mismos

(Imagen: Josh Applegate | Unsplash.com)

Hay una crisis en la identidad y misión masculina hoy. Se debe, en gran parte, al fracaso de los hombres en conocer y vivir nuestra identidad y nuestra vocación. Acusaciones, abominaciones, mala conducta sexual y encubrimientos abundan en las noticias. Y, casi exclusivamente, son los pecados de los hombres.

Como hombre, he visto el efecto dominó de mis acciones y actitudes en lo que sucede en mi hogar, hacia mi esposa y mis cuatro hijos, y cómo repercute en el vecindario y el mundo, para bien o para mal. Después de todo, todo lo que vemos en el mundo es simplemente la versión macro de la microbatalla que sucede en la vida cotidiana. Trágicamente, según los titulares de los medios y las redes sociales del día, parece que los hombres están perdiendo esta batalla.

Hemos visto las asombrosas repercusiones, el enorme vacío que se genera cuando los hombres (los padres en particular) están ausentes. Cuando los hombres no logran desarrollar todo su potencial, se desata todo tipo de distorsiones y disfunciones en el hogar, el vecindario y la nación. La “herida de padre” se siente, y el “hambre de padre” es real y aparente en el corazón de tantos jóvenes, aunque quizás sin diagnosticar.

Por el contrario, cuando los hombres ascienden, siguen sus vocaciones como están diseñados para hacerlo, el curso se corrige. Mi propio padre me lo demostró con su ejemplo, formándome con su constancia y devoción a Dios ya la familia a través de todas las vicisitudes de esta vida.

Pero somos verdaderamente criaturas caídas. La codicia y la lujuria son las cadenas que atan a estos hombres que están afectando tan negativamente a nuestra Iglesia y nuestra cultura, mientras que la duplicidad y un silencio condenatorio al respecto parecen estar infiltrándose en la vida de la sociedad y de la Iglesia a un ritmo alarmante.

Hombres, necesitamos un reinicio. Una actualización. Un renacimiento de lo que somos y de lo que estamos llamados a dar a la vida de nuestras familias ya la cultura en general.

San Juan Pablo II decía a menudo, refiriéndose al Concilio Vaticano II, que “El hombre… no puede encontrarse plenamente a sí mismo sino a través de un don sincero de sí mismo”. (Gaudium et spes24)

Pero, ¿qué significa un “don de sí mismo” en la vida real? ¿Cómo vive uno esto, especialmente como hombre que se esfuerza por mantener a su familia o lidia con el estrés del trabajo o recién casado o discerniendo una vocación al sacerdocio?

Jesús es el máximo ejemplo de entrega de uno mismo. Él siempre va a ser la respuesta. Jesús dio su vida por todos. Los hombres de hoy a menudo no tendrán que dar literalmente su vida y morir por alguien, pero pueden seguir el ejemplo de amor de Jesús por su familia, por sus discípulos y especialmente por las mujeres que lo rodeaban.

Mostró compasión y coraje con la mujer que había sido sorprendida en adulterio, al reprender correctamente a aquellos que la apedrearían mientras demostraba un amor profundo a la mujer que había escogido el mal sobre el bien.

Durante su camino al Calvario, se detuvo para reconocer a su madre, para que Verónica le limpiara humildemente el rostro y para hablar con compasión a las mujeres que lloraban.

A los hombres cuya vocación es el matrimonio, sigan el ejemplo de compasión y amor de nuestro Señor. Sean pacientes, amables y considerados con sus esposas, con sus hijos y con su familia. Cumple tu vocación de todo corazón, dándote por tu familia.

Para los hombres cuya vocación es el sacerdocio, Jesús nuevamente es la respuesta. Mostró una ira justa cuando se enfrentó a los ladrones en el Templo. Se refirió a sí mismo como el Buen Pastor, aquel que da su vida por sus ovejas, para protegerlas y buscar a las perdidas. También se tomó el tiempo de su ministerio para orar en soledad, para estar con su Padre. Hombres, nuestra identidad se encuentra en Cristo.

El sueño de Dios para el primer hombre y la primera mujer era vivir una vida de amor fructífero y abnegado en gracia, paz y felicidad. Aunque a menudo no logramos vivir este sueño, este don de sí mismo puede florecer cuando nos unimos a Cristo, confiando nuestros cuerpos, mentes y almas a Él en amor.

Estábamos destinados, destinados, a imitar el amor abnegado que Dios usó para crearnos, para crear el mundo, y que fluye infinitamente dentro de la Santísima Trinidad. Este es un amor que es libre, fiel y totalmente gratuito, que solo desea que fluya más vida y amor de ese Don, crecer más y más allá de sí mismo, extendiéndose “hasta los confines de la tierra”. Esta es la vocación fundamental, como escribió San Juan Pablo II, de todo ser humano.

Este don de sí sigue siendo la clave para nuestro mundo moribundo hoy.

Como esposo y padre de cuatro pequeños, descubro aquí mi misión y mi camino hacia la verdadera felicidad. Muchos hombres solteros piensan que casarse y establecerse, tener una familia y responsabilidades reales es el lazo proverbial. Pero verdaderamente, si los hombres están llamados a la vocación del matrimonio, ahí está la oportunidad de entregarse a sí mismos, de elegir realizar las identidades que Dios les ha dado y descubrir la verdadera felicidad. La bola y la cadena del compromiso en realidad se convierten en el ancla misma desde la cual un hombre puede operar y vivir este amor.

Pero, ¿se encuentra realmente la felicidad en la rutina diaria de la vida, el lavado de los platos, la preparación de los almuerzos, los viajes de negocios y las reuniones interminables? Está. Santa Teresa de Ávila dijo: “Dios está en las ollas y sartenes”.

Vivir este don de sí mismo se puede encontrar en un compromiso real con la vida y las vidas que nos rodean aquí y ahora. Es pasar tiempo cada día con Dios en Adoración y oración tranquila y desconectada. Significa estar presente para nuestra familia, realmente mirar a nuestro cónyuge, agradecido por la persona que es y por las cosas que hace por la familia.

Significa dedicar tiempo a nuestros hijos, involucrándolos en una llamada telefónica o en un mensaje de texto todos los días, o al menos una vez a la semana si han crecido y están solos. Significa ser intencional con los amigos y verdaderamente con cualquier ser humano que se cruce en nuestro camino. Significa dejar el teléfono inteligente e involucrar a la persona de valor infinito justo delante de mí. Significa hacer esa pregunta que se ha vuelto más una formalidad obsoleta, la pregunta “¿Cómo estás?” y en realidad quedándose por la respuesta. Todas estas son formas prácticas de vivir el don de sí mismo.

Como hombres, debemos comenzar a irradiar sinceramente este amor de entrega. Debemos dejarnos “cambiar a través del sufrimiento” y extendernos hacia el exterior. Solo entonces un hombre “descubrirá la amplitud de su humanidad”. Sólo desde el conocimiento de esta identidad más profunda del don puede un hombre llegar al conocimiento de su misión, que no es otra cosa que restaurar la sociedad y reconstruir una verdadera cultura de la vida y del amor.

Botón volver arriba

Bloqueo de anuncios detectado

Debe eliminar el BLOQUEADOR DE ANUNCIOS para continuar usando nuestro sitio web GRACIAS