1er domingo de Cuaresma

1er domingo de Cuaresma

1er domingo de Cuaresma

prestadoprestado

Cuando experimentamos nuestro diluvio, mediante la inmersión en las aguas bautismales, morimos al pecado y recibimos la vida novedosa de hijos de Dios. La señal elocuente que Dios nos dio fue la desaparición de su hijo en la cruz y nuestra adopción como hijos.

Padre César Augusto 2 Santos, SJ – Vatican News

En un ámbito corrompido, caótico, en la ruina moral y física, es posible tener restauración, siempre que en medio de él haya alguien que escoja la vida y rechace de forma permanente la muerte. O sea lo que nos dice la primera lectura de este domingo, puesto que nos cuenta la historia de Noé y el diluvio.

Dios, tras el aparente triunfo del mal, con la aparición del diluvio, hace coalición con toda la creación, a través de la promesa hablada a Noé, hombre bueno y miedoso de Dios. El Señor se compromete a no aceptar jamás la destrucción de sus criaturas y, como recuerdo, coloca en el cielo una señal elocuente, el arcoíris.Escuchar y comunicar

En el Evangelio, Jesús vive su Cuaresma, esto es, su tiempo de máxima preparación para vencer finalmente al adversario. Son 40 días que nos recuerdan los cuarenta días del diluvio, los 40 días que permaneció Moisés en el monte Nebo para recibir los Diez Mandamientos, los 40 días que permaneció Elías escondido en el monte. Son cuarenta, pero no exactamente 39 mucho más 01, sino un tiempo bíblico de reflexión y preparación.

Jesús fue guiado por el Espíritu a este tiempo de pelea. Había recibido fuerza de Dios y estaba preparado para el combate con el contrincante. Comunica que el tiempo ahora se ha cumplido y que el Reino de Dios está cerca. Y dice: “Convertíos y creed en la Buena Novedad”. En efecto, esta Cuaresma de Jesús, este tiempo de pelea, durará toda vuestra vida.

En la segunda lectura, Pablo hace una comparación entre el arca construida por Noé y el bautismo adquirido por la sangre del Señor. Arca salvó a la multitud de la destrucción, el bautismo, mucho más que salvarnos, nos hace personas nuevas, nos ofrece una exclusiva identidad, la de hijos de Dios.

Queridos hermanos que escuchan, cuando experimentamos nuestro diluvio, mediante la inmersión en las aguas bautismales, morimos al pecado y recibimos la vida nueva de hijos de Dios.

La señal elocuente que Dios nos dio fue la muerte de su hijo en la cruz y nuestra adopción como hijos.

La redención de la creación sucedió en el momento en que, por este hecho, todo dejó de ser profano y se volvió sagrado, por el hecho de que el Señor de la Vida, Kyrios, aceptó nuestra carne mortal y la logró eterna. La materia fue deificada.

Hagamos el bien, que la sangre del Señor inunde todo nuestro ser y destroce lo que manifiesta nuestro desliz. Que nuestra vida, todo nuestro ser, se llene del Espíritu que preparó a Jesús para la lucha.

Como esto:

Como Cargando…

Entrada archivada bajo: Reflejo de la Palabra. Etiquetas: Primer Domingo de Cuaresma.

Esperamos que le gustara nuestro articulo 1er domingo de Cuaresma
y todo lo relaciona a Dios , al Santo , nuestra iglesia para el Cristiano y Catolico .
Cosas interesantes de saber el significado : Dios