10 razones por las que el rosario es tan poderoso

OFICINA CENTRAL, 19 Ene. 21 / 05:00 am (ACI).- El p. Dwight Longenecker, párroco de Nuestra Señora del Rosario en Carolina del Sur (Estados Unidos), compartió un nuevo producto para el ‘National Catholic Register’ con 10 razones por las que el rosario pertence a las oraciones mucho más “poderosas”.

“Los beatos dicen. Dicen los papas. El Rosario es un arma vigorosa contra el mal. Pero, ¿te has detenido a averiguar por qué?”, escribió el anciano en la introducción de su reciente producto.

A continuación se presentan las 10 causas que comentan el poder del rosario:

1. Pues el Rosario implica la intención

Sobre el primer punto, el P. Longenecker explicó: “La voluntad humana es poderosa por el hecho de que comparte el poder de Dios. Nos ofrece la voluntad de escoger llevar a cabo el bien o realizar el mal, y esa voluntad en sí misma es un arma poderosa en el campo espiritual. Por esa razón Satanás busca esclavizarnos y inmovilizar nuestra intención mediante las adicciones. En el momento en que nuestra voluntad se une a la intención de Dios a través de la oración, literalmente entramos a la fuente de poder de Dios”.

2. Pues el Rosario es físico

El sacerdote reveló que cuando “utilizamos los aspectos físicos de la oración”, como adoptar una postura intencional o sacramental como “cirios benditos, agua bendita, incienso y cuadros o imágenes sagradas”, entonces “estamos usando las herramientas que nosotros disponemos y que Satanás no posee”, lo que significa una ventaja.

Pie. Longenecker recordó que “los ángeles, y eso incluye a los diablos, son criaturas puramente espirituales. Ellos no tienen la forma física y en consecuencia son inferiores a nosotros.”

3. Porque el Rosario involucra nuestras funciones lingüísticas

El escritor de libros espirituales también recuerda que “Satanás no tiene los medios del habla física”; a cambio, el hombre recibió de Dios “lenguas para alabarle” y “cuerdas de voz y valor para hablar y cantar”.

“De ahí que debemos rezar el Rosario en voz alta, moviendo los labios. Esto compromete nuestro cuerpo físico y nuestro intelecto, a través del que podemos producir el charla”, añadió.

4. Pues el Rosario involucra nuestra imaginación

Pie. Longenecker señala que cuando meditamos en los secretos del Rosario, involucramos la parte no verbal de nuestra mente, que se comunica por medio de imágenes “de una forma positiva y purificadora”.

“A Satanás le agrada apresar nuestra imaginación a través de imágenes pecaminosas. Estas imágenes se pueden hacer llegar por medio de Internet, la televisión o cualquier estímulo visual, pero asimismo desea que nuestra imaginación se detenga en imágenes que son destructivas. Por ende, nuestra imaginación puede ser usada para fantasías lujuriosas, imaginaciones violentas contra nuestros enemigos o para gozar de recuerdos negativos”, recordó.

Por eso, dijo que meditar los secretos del Rosario “despeja nuestra imaginación y compromete y utiliza la imaginación para promover la voluntad de Dios en lugar del mal”.

5. Por qué razón el rezo del Rosario a través del lenguaje lleva a la meditación

El sacerdote explica que “nuestra mente suele marchar de manera lingüística: usando el charla y los conceptos del charla para meditar en problemas, meditar más adelante, planificar lo que viene después, etcétera.”.

Entonces, al rezar el rosario, la imaginación se puede “limpiar” con “meditación”.

“Al rezar el Rosario, se ocupa este canal de nuestra cabeza y se tienen la posibilidad de abrir las puertas a la imaginación ya lo que yo llamo las partes ‘sublingüísticas’ de nuestro ser”, aseveró.

6. Porque con el Rosario es viable entrar a vivencias pasadas para sanarlas

Pie. Longenecker comenta que “las auténticas emociones son irracionales e inexplicables” y por tanto es “en la región emocional del alma donde poseemos nuestras experiencias escenciales”.

“En el útero y en las etapas prelingüísticas de la vida, experimentamos la vida de forma irracional y sensible. Mientras que rezamos el rosario y el canal del lenguaje está ocupado y el canal imaginativo está ocupado, el Espíritu Santo puede acceder a las vivencias sublingüísticas, profundas y crudas de nuestros primeros días. Si hay lesiones y pésimos recuerdos sentimentales, la Madre María va a poder curarlos”, explicó el sacerdote.

7. Por el hecho de que con el Rosario se aplican los secretos sanadores

“He escrito mucho más sobre de qué forma marcha esto en mi libro ‘Rezando el Rosario para la Curación Interior’, pero baste decir que al rezar el Rosario, los secretos sobre el nacimiento, ministerio, pasión y gloria de Cristo se abren y el Espíritu Santo las aplica a nuestras pretensiones internas. Donde hay impurezas, se suprimen. Donde hay malos recuerdos, se curan. Donde hay heridas, el Doctor Jesús y la Enfermera María atienden nuestras necesidades”, dijo el sacerdote.

8. Por qué razón el rosario es el arma ideal para la guerra espiritual

Pie. Longenecker fue muy claro en este punto: “Satanás detesta el Rosario. Odia a María. Detesta el Evangelio. Odia a Dios. Odia a Cristo el Señor. Odia el Padrenuestro. Detesta el Ave María. Él te detesta cada vez que rezas el Rosario por todo cuanto describí antes, pues estás entrando en un territorio que desea reclamar como propio. Él desea supervisar tu voluntad y tú le quitas eso. Quiere supervisar sus palabras, pero tú le quitas eso. Desea tener control sobre su imaginación, pero tú le quitas eso. Desea supervisar sus conmuevas y sus primeros años de vida; te lo llevas”.

9. Porque exactamente las mismas victorias sobre el mal descritas en los Evangelios se aplican a la vida real

El sacerdote mencionó que, “en muchos sentidos, los misterios del Evangelio dan vida a la victoria de Cristo sobre Satanás y, rezando el Rosario, tenemos la posibilidad de utilizar estas victorias contra la obra de Satanás en el planeta”.

10. Porque el Rosario es accesible y simple para todos

Finalmente, para el P. Longenecker, es “increíblemente asombroso” que Dios, a través del Rosario, genere “una curación muy profunda en la vida individual y en el planeta de la forma mucho más accesible y fácil”.

“No es requisito efectuar largas sesiones de psicoanálisis o de consejería. En cambio, los hombres, mujeres, niños y pequeñas recurrentes tienen la posibilidad de simplemente rezar el Rosario. Todas y cada una estas cosas buenas suceden aun cuando no somos conscientes de que se están produciendo estos puntos profundos de la oración”, señaló.

Publicado inicialmente en CNA. Traducido y adaptado por Nathália Queiroz.

Compruebe también: